HOMENAJE A RUBÉN "TOTY" HERCULANO..."Un poco sobre la vida de Papá", CARTA DE UNO DE SUS HIJOS

Había una vez un niño llamado Rubén, que ya en sus comienzos se destacaba de los demás..Criado en un ambiente humilde...con solo un padre trabajador y una madre ama de casa con sus nueve hijos decidió salir a buscar una alterativa para su familia, y en vez de quedarse sentado a mirar y comer lo que alcanzaba, decidió empezar a hacer changas..juntar tung, algodón.....para ayudar a su gente.-


En la primaria, su maestra le felicitaba por su inteligencia, y sin siquiera tener para su guardapolvo, hasta un libro " 20.000 leguas de viaje en submarino..." le regaló, porque tenía una capacidad diferente. Nunca hubo barreras en su vida, ni materiales, ni económicas, ni sentimentales... su ley de vida era la ley de superación.-

Nunca fue fácil su vida, sin embargo siempre la enfrentó con una sonrisa. Recorrió todos los rubros, hasta que un día se dio cuenta que era necesario un título, entonces comenzó a estudiar magisterio. Lo hizo sin comodidades y trabajando en un un comercio para solventar su estudio, quedan aún algunos vidrios colocados por él en la ciudad de Alem. Así trabajaba por las mañanas y por las noches estudiaba. Caminaba todos los días del Kilómetro 40 hasta Alem, 20 Kilómetros por día, ida y vuelta que no fueron ningún obstáculo. Cumplía muy responsablemente sus tareas, y se hacía tiempo para todo... incluso para salir a disfrutar, por ejemplo el día de su recepción, luego de su fiesta se fue a trabajar.- Durante su estudio conoció a una mujer, su única mujer...el amor de su vida. Se llamaba Mirtha, fina, hija de gendarme, tímida y dulce. La eligió como su compañera, aunque su suegro al comienzo no lo quería, apenas la dejaba ver detrás de las rejas de su casa, logró año tras año conquistar su cariño, como a cada persona que se le acercaba.-

 

Y así se fue superando día tras día, le regaló un título a sus padres, el único hijo que estudió de sus nueve hermanos. Y Una vez recibido, decidió formar una familia y así vino el casamiento, y luego la mudanza a San Vicente, en donde comenzó a trabajar en una escuela en la colonia, trabajaba y vivía allí al mismo tiempo. Entonces empezaron a llegar los hijos, vino Matías, el primero y los otros ya llegaron cuando se mudó a San Javier, y de este modo se conformó la familia por completo, con Andrea, Martín, Flavia y Fabián..los mellis. Hermosa era la vida, una familia grande, alegre y por sobre todo unida.-

 

Así era la Familia de Toty, su casa era llena de alegria, risas de niños y comidas caseras compartidas, siempre había un pan casero y el gran festejo de la pizza casera. Padres trabajadores con doble turno y aunque el cansancio los venciera...se armaban de fortaleza y nos regalaban el mejor hogar y la mejor familia.-

 

Pero un día, la vida vaya a saber porque, decidió que el debía continuar solo y así se fue su gran compañera Mirtha con sólo 37 años. Entonces vinieron días difíciles, de angustia y de mucho dolor. Empezaron a preguntarse que iba a hacer Toty con sus 5 hijos, hasta algunos se animaron a arriesgar pronósticos, diciendo por las calles que sus hijos iban a inclinarse por la droga y otros quisieron apoderarse de alguno para facilitarle la tarea, sin embargo él con mucha dignidad y orgullo dijo esta es mi familia y yo los voy a sacar adelante.-

 

Entonces empezamos a caminar de la mano, papá con sus niños: Matias 14, Andrea 12, Martín 10 y los mellis 7 añitos. Fue muy duro, pero con un papá tan fuerte no creíamos en imposibles. Empezamos a compartir las tareas del hogar...unos lavaban la casa, otros cocinaban, pero en fin siempre juntos. Papá estaba en todas, nos homenajeo cada día,..día del niño, reyes, navidad...nos hacía sentir importantes.-

 

Se hacía tiempo para todo, inclusive para participar en la lucha por los derechos de los docentes, nos enseñó la importancia de la educación y más aún de la educación pública. De esta manera lo acompañábamos a la carpa de los docentes en los años 90, y también crecimos disfrutando de la parte positiva de su profesión, como el primer "encuentro de docentes del Mercosur", o las fiestas del docente.

 

Fuimos creciendo siempre de la mano con papá y nos orientó al estudio universitario, y nos enseño la importancia de ser alguien en la vida. Así se amañó para pagarle estudios a todos sus hijos y lo logró. Debo reconocer que para los primeros no fue tan fácil la situación económica, pero no importa no fue una barrera para él, consiguió albergue con el gremio de docentes, sacaba copias para nosotros en la fotocopiadora de la escuela, entre otras cosas, ni hablar de su vida personal, no sé si la tenía, vivía para nosotros y por nosotros.

 

Así fuimos creciendo, siempre rodeados de su amor incondicional, su buen humor, su energia positiva, su super ego y su gran fuerza de voluntad. Su gran orgullo fue, el título de mis hermanos que más comprobación real de que "si se puede".

 

En los últimos tiempos andaba de muchas reuniones y si alguna vez no lo entendí, hoy lo comprendo totalmente... era un apasionado en todo lo que hacía, defendía con tanto amor, con tanta fidelidad y compromiso a su agrupación ADOMIS y a través de ellos a cada docente de la provincia de Misiones y por sobre todo a la Educación Pública, porque estaba convencido que sólo la educación abre las puertas del conocimiento y destruye la única barrera del fracaso: la ignorancia. Por eso ese niño que empezó muy pobre pudo estar bien económicamente porque su titulo de docente le permitió. 

 

Hoy nos toca atravesar nuevamente un dolor inexplicable y sumamente potenciado, la pérdida de papá. Desde que despedimos a mamá, el lo fue todo... TODO y estamos totalmente destrozados. Es imposible llenar el vacío que dejaste, imposible!!

 

Solo nos consuela un poco pensar que tuvimos:

  • Al mejor Locutor
  • Al mejor maestro: 33 años de docencia
  • Al mejor humorista: siempre con un chiste, aunque fuera repetido
  • Al mejor cocinero con sus chipas de casi Santa Ana
  • Al mejor futbolista
  • Al mejor hincha de Boca
  • Al mejor músico: sus nietos adoraban cuado cantaban juntos "Oh Susana"
  • Al mejor ingeniero: se las ingeniaba para hacernos sentir bien
  • Al mejor luchador: derrotaba todas las barreras
  • Al mejor doctor: la medicina que nos curaba siempre era su amor y comprensión Al mejor abuelo
  • Al mejor psicólogo: nos enseñaba que en la vida el desorden es vida
  • AL Mejor papá: porque por sobre todas las cosas siempre fuiste un papá, un papá con todas las letras, un verdadero Papá, el mejor de los mejores!!! 

Y así termina la primera parte de esta historia, papá Toty cumplió su misión en esta tierra...dejó encaminados a todos sus hijos por el buen camino, y ahora nos toca a nosotros continuar y seguir honrando su nombre y apellido. Gracias papá por dejarnos la mejor herencia: la educación y tu apellido.