LEVERBERG EXPONE EN RECINTO POR ACTUALIZACIÓN DE LA ASIGNACIÓN UNIVERSAL POR HIJO

SESIÓN 15/07/2015.

TEMA: MEDIA SANCIÓN – ACTUALIZACIÓN AUH.

DIPUTADA STELLA MARIS LEVERBERG.

EXPOSICIÓN:

SR. PRESIDENTE:


Hoy sin dudas es una sesión histórica, no sólo porque estamos llegando entre todos los Diputados y Diputadas aquí presentes de distintos bloques y de distintas trayectorias e ideologías, a consagrar y fortalecer una de las políticas sociales mejor construidas en la historia del país.



Más allá de que haya sido el gobierno de la Presidenta de la Nación, Dra. Cristina Fernández de Kirchner, la que en el año 2009 pone en funcionamiento la Asignación Universal por Hijo (mediante el DNU 1602/2009 que modifica la ley 24.714 de Asignaciones Familiares, ratificado por el Congreso Nacional), se trató de la reivindicación de una lucha intensa y añeja en la que se embarcó la CTA de los Trabajadores, junto a otros actores, cuando se proclamaba la necesidad de un ingreso universal para todos los niños y niñas de este país. Se trató y se trata de un sueño hecho realidad.


Más allá de la oportunidad en que fue tomada la histórica y trascendental decisión por este Gobierno nacional, popular y democrático, debemos decir en primer lugar que la misma no hubiese sido posible tomar sin haberse logrado antes una verdadera soberanía financiera, monetaria y económica como la concretara nuestro fallecido expresidente Néstor Kirchner cuando pusiera fin a la relación de sumisión a la que el FMI nos tenía subyugados, cancelando la totalidad de la deuda con dicho organismo en el año 2005. Por ello, en ese sentido, es que he promovido ante esta Casa, un proyecto de ley que establece el 15 de Diciembre de 2005 como el “Día de la Moneda Nacional Argentina”, en conmemoración de la soberanía recuperada por Néstor, que abre el proceso inédito de desendeudamiento con los acreedores externos y con los organismos multinacionales de crédito. Proceso que, precisamente, ha permitido tomar innumerables decisiones a favor de nuestro pueblo. En la que la Asignación Universal por Hijo ha sido un pilar inmenso entre otras grandes decisiones políticas.


No hace falta, compañeros y compañeras, remitirnos a ese pasado infame de fines de la década de los años 90 y principios del nuevo siglo para saber con certeza qué es lo que deparan las políticas neoliberales o los gobiernos que detestan al pueblo. Lo vemos hoy. Somos testigos de todo lo que ocurre en Europa, donde Grecia es obligada a aceptar durísimas condiciones de ajuste para hacer frente a su deuda pública, a costa de todo el entramado de protección social mínimo que era parte del contrato social de los ciudadanos griegos para con su Estado. América Latina ha sido un caso testigo y un verdadero ejemplo de cómo abandonar esas políticas y reconstruir la dignidad del pueblo.


Estoy convencida de que desde nuestra experiencia trágica, pero también desde nuestra trayectoria en la lucha sindical, como trabajadores docentes, como simples ciudadanos que hemos luchado y hecho frente a innumerables oportunidades en que se ha querido saquear el Estado o que se ha querido destruir las instituciones públicas, como la escuela, que podemos hablar de que se han dado enormes pasos para reconstruir el bienestar de cada argentino y de cada argentina.


Los trabajadores organizados a través de las entidades gremiales que conforman la CTERA y la CTA, apoyamos con todas nuestras fuerzas cada paso dado en los que respecta a la inclusión de grandes colectivos sociales que se han visto históricamente marginados de cualquier tipo de beneficio social o del trabajo digno. Precisamente, hago mías como Diputada pero fundamentalmente como conductora del gremio docente de mi provincia, las palabras del compañero Hugo Yasky, cuando destaca la buena noticia que es que hoy nos toque aprobar una ley que obliga a los futuros gobiernos a actualizar permanentemente el valor de la AUH y de las asignaciones familiares tal como lo gozan las jubilaciones estatales que se pagan a través de la ANSES, porque es una importante política de inclusión social, una bandera histórica de la CTA, y porque reafirma la definición de continuar sosteniendo políticas sociales que consolidan el poder de demanda de los sectores populares, como así también el mercado interno y el ritmo de crecimiento de la economía.


Como bien lo refleja CIFRA, el centro de investigaciones de la misma CTA, la AUH está en su momento de mayor poder adquisitivo, no solo en términos nominales sino en términos reales, merced a los aumentos que decidiera el Estado Nacional desde 2009 en adelante. Con este mecanismo de ajuste automático de los montos, aseguramos una verdadera justicia distributiva para todo el universo de titulares del beneficio, que hoy según la ANSES, se ha alcanzado un pico histórico de casi 8 millones de asignaciones familiares, alcanzando un 60% de los niños y niñas que cuentan con cobertura sea porque sus padres cuentan con trabajo registrado o bien porque cobran la AUH.


Queda clarísimo que las organizaciones representantes del pueblo trabajador reivindican que este es el camino y no el que imponen las potencias del norte sobre los países más vulnerables de la zona euro, donde la austeridad y el ajuste son las herramientas que aseguran el pago de la deuda externa de esas naciones pero que destruyen sus tejidos sociales. Se empobrecen los pueblos, se fortalecen los ricos, los bancos y las corporaciones.


Sepamos que, como ha dicho la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner hace poco, nadie a quien le ha tocado o le toca hacerse cargo de responsabilidades institucionales como las que detentamos, quiere escaparle al juicio de la Historia. Coincidirán conmigo que dejaremos con nuestro apoyo a esta ley una huella importante en ella, y que mejoraremos sustancialmente la vida de muchísimos argentinos y argentinas, sujetos de derecho.


Muchas gracias.