PARTICIPAMOS DE LOS FESTEJOS DEL 75º ANIV. DE LA ESCUELA PROVINCIAL Nº 304

Este miércoles, la Diputada Nacional y Secretaria Adjunta de la UDPM, Stella Maris Leverberg, participó del acto en conmemoración del 75 Aniversario de la de la Escuela Provincial Nº 304 “Bárbara Ponce de Lindström”, en la ciudad de Oberá.


“APOSTAR A LA EDUCACIÓN PÚBLICA, SIGNIFICA APOSTAR AL FUTURO…”

Expresaba Leverberg, quien también resaltó que estos festejos no son un hecho menor: “Tantos años de trabajo en el mundo de la Educación, de la Cultura y de la Formación de niños, es un reflejo de un verdadero compromiso con la Patria que asume, día a día cada docente y cada trabajador de esta Escuela”, dijo.

  

"Por eso como ex maestra de esta casa de estudios, es un orgullo para mí poder celebrar junto a toda la comunidad los 75 años de vida de esta histórica institución, nacida un 19 de julio de 1940, y reconocer la denodada tarea que ha brindado y continúa brindando, siempre buscando lo mejor para todos los alumnos" agregó.

 

Además la Legisladora impulsó la Declaración de Interés Nacional de la celebración de los 75 años de vida de esta escuela y el profesor Enso Gómez y miembros de comisión directiva entregaron un cofre con la bandera de ceremonia. Asimismo, cabe destacar descubrió una placa recordatoria donada por la UDPM al edificio de la mencionada institución educativa.

 

Este acto contó también con la presencia de: del Presidente del Concejo Deliberante, Jorge Motta, la Directora de Cultura municipal, Marta Wieremiey de Motta, Autoridades provinciales y municipales, Miembros de la Comisión Directiva y Delegados Departamentales de la UDPM, Integrantes de las Fuerzas de Seguridad, Autoridades actuales y ex docentes y directivos de la escuela.

 

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN: es mi deseo como Diputada de la Nación, pero sobre todo como Secretaria Adjunta de la UDPM agasajar y reconocer la denodada tarea de esta histórica y entrañable institución, que ha brindado y lo continúa haciendo, lo mejor a todos los alumnos y alumnas que en estos 75 años, han transitado por sus aulas dando sentido a esta escuela y a la comunidad toda.

 

La ciudad de Oberá, donde se asienta la Escuela 304, es la segunda en importancia en la provincia de Misiones, por su magnitud-, que es, además, la cabecera departamental del departamento homónimo. Asimismo, componen el distrito la picada Sargento Cabral -compartida con los municipios Panambí y Los Helechos- y los parajes Copisa, Guayabera (o Las 30), Pueblo Salto, San José y Villa Svea. Otros antiguos asentamientos, como Bella Vista, se han constituido en barrios urbanos o suburbanos como consecuencia del acelerado crecimiento que tuvo la urbe en los últimos decenios. El Pueblo (hoy ya ciudad), fue fundado de manera oficial el 9 de julio de 1928, durante el gobierno de Héctor Barreyro, en el acto recordatorio del 112° aniversario de la Declaración de la Independencia Argentina. Oberá es una ciudad que ofrece un paisaje pintoresco, caracterizado por avenidas con pendientes pronunciadas y plazoletas que exhiben una floresta profusa, convirtiéndola en un lugar de preferencia para turistas que deseen disfrutar del entorno natural y de las numerosas propuestas. Las familias de diversas ascendencias que habitan el lugar la han consagrado como Capital Nacional del Inmigrante.

 

Me es imposible no hacer referencia a un lugar tan bello como esta ciudad de que orgullosamente soy oriunda, es aquí donde hace 75 años surge un lugar no solo de adquisición de saberes, sino también, y principalmente, un lugar de encuentro de la comunidad, aquí surge hace 75 años la Escuela Provincial Nº 304 “Bárbara Ponce de Lidnström”, por cuyas aulas he tenido la suerte de transitar.

 

Es mi deseo central en este reconocimiento, a parte del homenaje por estos setenta y cinco años, poder dar cuenta del denodado esfuerzo de directivos, docentes y personal de la institución, para poder brindar una buena educación a estos niños y niñas en cuyas manos los padres depositan la confianza de un futuro prometedor para cada uno de sus hijos.

 

Los festejos por sus setenta y cinco años de existencia, pondrán en valor la trayectoria de esta institución que ha sido el sostén para generaciones de niños y niñas. Sigo sosteniendo el argumento que la educación, pública, gratuita, e igualitaria es un baluarte que nos refleja un país grande, con un potencial de desarrollo enorme, con una capacidad de construir ciudadanía y de favorecer proyectos de vida.

 

Hoy, tras varias reformas educativas de mayor o menor envergadura, después de haber pasado por situaciones de crisis económica, social y política que pusieron en jaque una de las instituciones pilares de la sociedad argentina, como lo fue la escuela pública, es que quiero celebrar el legado de una institución que no ha dejado de mostrarnos que la educación es y debe ser el pilar sobre el que se sostiene un país que busca la inclusión social, de una nación que busca que sus jóvenes posean un nivel de formación que les permita, ya no solamente ser simples ciudadanos, o formar parte del entramado productivo, o ser profesionales, sino que todos tengan la posibilidad de poder proyectar su futuro, oportunidades que brinda la educación pública, gratuita, igualitaria. La escuela nos recuerda que allí están todos los elementos y las herramientas, para vivir una vida como merece ser vivida.

 

Por eso es que saludo a toda la comunidad educativa de la Escuela N° 304, a directivos actuales y autoridades anteriores, alumnos del presente y los que ya se han graduado, los docentes que han dejado su huella y los que hoy siguen día a día apostando por la niñez y por su destino, al personal de esta casa que tantos Obereños/as recuerdan y recordarán con singular cariño.