SIN INTENCIÓN DE DIALOGAR, UNA MINORÍA DOCENTE FUNDAMENTALISTA APUESTA A LA LÓGICA DE LA CALLE…

REDACCIÓN MISIONES PLURAL

JUNIO 16 DE 2015

NOTA

La minoría docente nucleada en la agrupación Frente Gremial rechazó dialogar con diputados para analizar un anteproyecto de ley de introducción de derechos y deberes en el Estatuto Docente. Llaman a huelgas y medidas extremas que sólo tendrían la justificación de presionar, precisamente para dialogar. Esta oposición fundamentalista a cualquier actualización sólo puede ser entendida, entonces, como ruidos en un año electoral.


¡Traidores! Gritaban unos pocos docentes nucleados en la agrupación denominada Frente Gremial apostados en la vereda de la Cámara de Representantes. La descalificación estaba dirigida a docentes del Movimiento Pedagógico de Liberación que, ese 9 de junio habían presentado sus propuestas de modificación de la grilla salarial en la

comisión de Presupuesto de la Cámara en el marco del debate por la actualización del Estatuto Docente. Traidores por dialogar. La violencia del escrache tuvo efecto ya que el MPL comunicó después por nota a los diputados que, no seguirían participando del debate por el anteproyecto de ley de actualización del Estatuto.

 

La convocatoria a huelgas y otras medidas extremas a partir del miércoles 17, efectuadas por las dos agrupaciones, tiene ese marco político. Hay un diálogo abierto a todos los sectores del ámbito educativo. Negarse a participar revela una indiscutible actitud antidemocrática o al menos electoralista.

 

DIALOGAR ES EXPONERSE A LAS VERDADES DEL OTRO: Sólo desde una posición fundamentalista se puede negar el diálogo. Frecuentemente son las vanguardias ilustradas las que niegan al otro, aún a las mayorías, entidad de interlocutor. Se sienten dueños de la verdad absoluta. Pero precisamente, sentarse a dialogar con sinceridad es exponerse a las verdades del otro. Es perder el miedo a escuchar. Es tender un puente para abrir caminos. La actitud opuesta es levantar muros en defensa de la ortodoxia, de una verdad que puede derrumbarse ante la fuerza de otras. Paradojalmente, en la historia de las sociedades, son las mayorías las que han demostrado la disposición al diálogo y las minorías las que apelan a la violencia para imponerse.

 

“Saber dialogar es más que saber hablar. Dialogar presupone, antes de contestar, escuchar y analizar: Dialogar es saber escuchar sin juzgar, sin tomar partido inmediatamente. Es saber respetar, incluir, utilizar filtros mentales adecuados. Dialogar es no tomar partido, definir lo que está bien o mal, no excluir lo que forma parte de mi visión personal”, dice la psicóloga Lamara Bassali, coordinadora de la Escuela de Diálogo de São Paulo

 

ARGUMENTOS FALACES: El miedo y el rechazo al diálogo que mueve la lógica de la agrupación Frente Gremial deslizan la debilidad de sus reclamos que, con la ayuda de los medios opositores cobran cierta relevancia, aunque sea virtual. Sin esta complicidad, la oposición docente se vería obligada a fundamentar con más rigor sus falaces reclamos.

 

La desinformación es un ingrediente esencial para el manejo eficaz de los conflictos. Esconden el texto del anteproyecto porque saben que no se puede entender el conflicto hasta que no se tiene la información completa y exacta. En lugar de abrir la comunicación para que todos sepan lo que se quiere cambiar levantan consignas con la intención de asustar.

 

Los diputados tienen un cuadro comparativo del Estatuto vigente y de las modificaciones. El contenido del anteproyecto y el cuadro comparativo fue colgado en la red por el gremio mayoritario en el sitio www.udpmonline.com. Allí se puede consultar para conocer el alcance de la actualización y no dejarse llevar por activistas