MARILÚ LEVERBERG: “TENEMOS LA RESPONSABILIDAD DE ADMINISTRAR ESTE NUEVO ESTILO DE SINDICALISMO”

Revista Códigos entrevistó a la diputada nacional y conductora de la Unión de Docentes de la Provincia de Misiones (UDPM), Stella Maris Leverberg.


De larga trayectoria en el campo educativo y gremial, “Marilú” destaca el rol del docente como eje del desarrollo ciudadano en una escuela “abierta y protagonista”.


Y con “furia proactiva” reivindica la lucha sindical pero desde una posición de consenso y construcción colectiva. “Salir de la protesta histórica y pasar a la propuesta”, sostiene la legisladora es el nuevo estilo de sindicalismo que pudo emerger a la par de la Renovación, solventado por una vocación dialoguista en contraste con las posturas 

duras de gobiernos anteriores.

 

Hacia adelante, afirma que el desafío para todos los sectores involucrados en la docencia será fortalecer la calidad educativa. Y en el plano político, la legisladora observa que el pueblo misionero “abrazó a la Renovación como propia”, y ve en Hugo Passalacqua la continuidad del “proyecto”.

 

- Empezó el año y nuevamente comenzaron las clases con normalidad. Mirando para atrás: ¿Qué balance hace de su trabajo al frente de UDPM y cuán importante es que el dirigente gremial defienda los intereses de su sector pero con voluntad de diálogo y consenso?

Las organizaciones sindicales hemos madurado en nuestro rol ante la sociedad. No tenemos la exclusiva representación del docente en sí mismo, sino entendiendo a ese docente como parte de la sociedad y con un protagonismo real en cuanto a la formación de nuevos ciudadanos. Esa comprensión de lo que significa ese rol ante la sociedad, ante una escuela abierta y protagonista, la hemos encontrado en este modelo político (de la Renovación) donde tenemos la oportunidad de decir, de hacer y de definir.

 

A través de las participaciones multitudinarias en congresos, seminarios, jornadas, el docente ha demostrado que quería ser protagonista y escuchado, cosa que antes no se le permitía y ahora tiene absoluta libertad para hacerlo. Y esto es un mérito de Rovira y Closs que han interpretado que las organizaciones, al margen de nuestras posturas que pueden ser ideológicas y culturales, estamos dispuestas a participar cuando nos abren las puertas con esa libertad.

 

Desde la caravana nacional docente, que comenzó en Misiones, en San Pedro, en la escuela 601, comenzamos a escribir el nuevo tiempo del sindicalismo argentino. Pedíamos Ley de Financiamiento Educativo y paritarias docentes. Buscamos que nos reciban en un ámbito reglamentado, respetuoso, y donde la modalidad de lucha no sea precisamente la confrontación. Esa es la medida extrema, cuando agotaste el diálogo. Es decir, salir de la protesta histórica y pasar a la propuesta.

 

Tenemos la responsabilidad de administrar este nuevo estilo de sindicalismo y hacer que no se pierda en la confrontación. Y cuando solo existe el mecanismo del paro, este mecanismo enfrenta a los colegas y para nada permite transformar la verdadera realidad que es la distribución del ingreso, el mejor salario, la mejora de las condiciones laborales, la estabilidad laboral.

 

-¿Qué pasa con los cortes de ruta?

Eso es una medida extrema. Cuando un dirigente sindical te dice hasta las últimas consecuencias, está mintiendo, porque la última consecuencia es la muerte. Y nadie puede desear eso. Determinados grupos, que tienen dirigentes políticos partidarios, necesitan mantener el conflicto en el tiempo.

 

 

Si ponen puntos concretos que se pueden resolver desaparecen de escena, entonces, la única manera de mantenerse en escena es haciendo largo el conflicto y no resuelven el hoy.

 

-¿Cómo están hoy lo docentes misioneros en comparación con las otras provincias del país?

Esta década ha sido una etapa de recuperación, terminamos con cosas que son fundamentales. Primero, el achatamiento de la escala. Antes, entre el que recién se iniciaba y los diez años de antigüedad, prácticamente cobraban todos igual. Pusimos en valor la carrera docente haciendo un proceso sistemático de recuperación del salario y generando el blanqueo del salario docente. Tenemos el básico, más un nuevo régimen de antigüedad y a partir de allí los adicionales remunerativos y bonificables.

 

Un trabajo formidable que hicimos con la mesa de diálogo. Este nuevo esquema está pensado de acuerdo al rol del trabajador, entendiendo esa recuperación del estatus que tiene el docente.

 

-¿Qué hay que profundizar para adelante? 

El Estado, en su deber indelegable de sostener la escuela pública, y las organizaciones, como una de las patas fundamentales para que este proceso se consolide, tenemos la obligación de buscar la calidad educativa. Y para ello, dentro de la agenda que tiene este sindicato, si bien uno de los puntos es el salario, los otros puntos son las determinaciones de los procesos de trabajo colectivo de consulta con las comunidades educativas para discutir currículas.

 

Este gobierno por primera vez instala institutos de formación docente, para profesorados docentes, gratuitos en Misiones. Siempre existieron privados en Posadas, o en Oberá, o Eldorado. Pero ahora nos vamos al Alto Uruguay con centros superiores que están albergando los sueños de más de 500 jóvenes. Y eso sumado a una nueva universidad para los Misioneros, la UNAU (Universidad Nacional del Alto Uruguay), un proyecto de nuestra autoría, con el aval y apoyo tanto de Rovira, como de Mauri Closs y Hugo Passalacqua. Logramos la sanción y promulgación y estamos ya en el diseño del esquema final. Tenemos escuelas secundarias en los 75 municipios y fue decisión de este gobierno.

 

Ahora con escuelas técnicas también en los 75 municipios, 15 más inauguradas este año. ¿Qué hacemos con todos esos jóvenes que hoy tienen acceso a la escuela secundaria? Damos un paso más y estamos poniendo a disposición y de forma gratuita carreras terciarias y universitarias. Estamos pensando con mucha estrategia y visión de futuro en profesionales que puedan quedarse en el interior, tengan sentido de pertenencia con sus comunidades y que eso haga crecer de manera equitativa a toda la provincia.

 

- ¿Cómo ve a la Renovación en la provincia? ¿Qué opina de Passalacqua como candidato a gobernador?

La Renovación ha sido abrazada por la mayoría del pueblo misionero que hoy es testigo de los hechos. Llegas a cada uno de los pueblos y ves no solamente la conectividad en las rutas, los accesos, sino que tenes comisarías nuevas, centros comunitarios, de salud, las escuelas.

 

Es cierto que falta mucho por hacer, pero también es cierto que en este proceso de profundización de la Renovación, que sigue defendiendo la paz y el consenso como uno de los ejes vertebradores del desarrollo, posicionar a un perfil como Hugo Passalacqua es observar con mucha estrategia lo que va a permitir una figura como la de él en relación a aquello que tenemos aún por hacer en Misiones.

 

Es un “tipo” absolutamente humilde, y esa humildad acompañada de una gran capacidad intelectual, nos legitimó a los trabajadores, que veníamos de espacios de confrontación muy fuertes, y nos acompañó. Eso demuestra una calidad de persona y de perfil político que no es habitual, es decir, hay un valor agregado que se pone a disposición de toda la sociedad misionera para garantizar que este proceso de crecimiento y desarrollo siga su curso.

 

-¿Dónde le gustaría estar luego del 10 de diciembre?

Nosotros siempre nos vemos en la educación. Nuestra pelea y compromiso ha sido la educación y nuestro rol sindical. Ese es nuestro escenario, somos unos apasionados de lo que hacemos.