ARGENTINA DIGITAL SE CONVIRTIÓ EN LEY

ORDEN DEL DÍA 1626/2014 (EXPTE. 114-S-2014).

 

La Ley Argentina Digital, tiene como objeto generar una regulación del sistema de telecomunicaciones en la Argentina, logrando un acceso más equitativo de las tecnologías de la información y la comunicación (TICs) tan centrales en el mundo actual, para todos los habitantes de nuestro país. Por ello establece definiciones a ser atendidas por las empresas de telecomunicaciones, y cuyos servicios están lejos de ser los necesarios y deseados para brindar servicios óptimos.

 

En cuanto al articulado, en primer lugar, el proyecto de ley declara de interés público el desarrollo de las Tics. Su finalidad es garantizar el derecho humano a la comunicación y 

a las telecomunicaciones; reconocer la preponderancia de las TICs como factor de la independencia tecnológica del país y promover el rol del Estado como planificador. Es una Ley, además, de orden público.

 

Entre otros objetivos se mencionan los de incentivar la competencia y el establecimiento de pautas claras para el desarrollo sustentable del sector; distinguir más claramente entre los mercados de generación de contenidos y de transporte y distribución ; desarrollar las economías regionales fortaleciendo los actores locales existentes – como cooperativas, entidades sin fines de lucro, etc.-.

 

Se establece la jurisdicción federal sobre la materia y la inviolabilidad de las comunicaciones (su interceptación sólo puede ser a requerimiento de juez competente).

 

La ley construye definiciones generales y particulares, además de establecer un Régimen de Licencias para los servicios de TICS y la autorización a prestar los servicios en el amplio conjunto de medios de transporte de comunicaciones: sean fijos o móviles, alámbricos, inalámbricos, nacionales e internacionales, etc. Los licenciatarios de servicios de comunicación audiovisual pueden brindar servicios de TICs solicitando autorización a la Autoridad creada, con la excepción con aquellos imposibilitados de hacerlo según la Ley de Medios. La Autoridad de Aplicación tiene amplias facultades sobre las licencias, sobre su extensión y caducidad.

 

Para hacer ambas cosas (brindar servicios de TICs y al mismo tiempo ser titular de una licencia de servicios de comunicación audiovisual) se deben constituir empresas con estructura y contabilidad separadas, entre otras exigencias.

 

Entre las más importantes herramientas que brinda la ley se pueden enumerar:

  • El carácter de servicio público en competencia al uso y acceso a las redes de telecomunicaciones, para y entre licenciatarios de servicios de TICs.
  • Se constituye un mecanismo de coordinación para el despliegue de redes de telecomunicaciones: se generarán convenios entre jurisdicciones para lograrlo.
  • Se define un “servicio universal”, que debe prestarse a todos los usuarios asegurando su acceso en condiciones de calidad, asequibilidad y a precios justos y razonables, con independencia de su localización geográfica. Corresponde a la Autoridad de Aplicación su definición.
  • Se constituye un “Fondo Fiduciario del Servicio Universal”, que se financiará con los aportes de las empresas licenciatarias, que estará a cargo de la Autoridad de Aplicación que los aplicará para el desarrollo de programas específicos.
  • El espacio radioeléctrico y el espacio de las redes satelitales quedan bajo jurisdicción de la Autoridad de Aplicación, que es la que da autorización de uso a los licenciatarios. Esto permite que la Autoridad de aplicación tenga amplias competencias para la definición de las condiciones de acceso e interconexión.
  • Precios: los licenciatarios fijan sus precios, que deberán ser justos y razonables. Las tarifas de los servicios públicos esenciales de TICs y las de los que incluye el servicio universal los regulará la Autoridad de Aplicación.
  • Mantiene la denominación de “servicio público” para el servicio básico telefónico. La ley propende a la confluencia entre las redes fijas como móviles.
  • Establece la “neutralidad de la red”, que significa que a priori las licenciatarias no pueden prohibir ni interferir o degradar la transmisión de información. Tampoco podrán generar precios diferenciales en función de los distintos servicios a ser utilizados.
  • Permite a la Autoridad de Aplicación definir una Velocidad Mínima de Transferencia para Internet y crear un régimen de sanciones.
  • Finalmente, La Autoridad de Aplicación se denominará “Autoridad Federal de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones”, bajo jurisdicción del Poder Ejecutivo, cuyas características son: a.-) Tendrá una sede por lo menos en cada provincia y una delegación en cada localidad mayor a los 500.000 habitantes. b.-) Será continuadora de la Secretaría de Comunicaciones y de la Comisión Nacional de Comunicaciones. c.-) Tiene como funciones la regulación, el control, la fiscalización y verificación en materia de las TIC, de su acceso y calidad. d.-) Su directorio estará compuesto por 7 miembros nombrados por el Poder Ejecutivo: 1 director designado por el Poder Ejecutivo; 3 por la Comisión Bicameral de Promoción y Seguimiento de la Comunicación Audiovisual, las Tecnologías de las Telecomunicaciones y la Digitalización (organismo ya creado por la Ley de Medios y en funcionamiento, se le agregan las potestades sobre las telecomunicaciones) según mayorías y minorías parlamentarias, 1 por las jurisdicciones y uno a propuesta del Consejo Federal de Tecnologías de las Telecomunicaciones y la Digitalización, creado también por la ley (este último funcionará bajo la órbita de la Autoridad Federal cuya función es la de asesoramiento). e.-) Absorbe también en su estructura, además de la Secretaría de Comunicaciones y la Comisión Nacional de Comunicaciones a la Empresa ARSAT, al Correo Argentino y al Programa Argentina Conectada.

CONCLUSIÓN:

 

Argentina Digital es un proyecto enviado por el Poder Ejecutivo que busca regular las telecomunicaciones en nuestro país, que distan mucho de la situación óptima para la provisión de un servicio tan esencial hoy en el mundo actual. Por ello es que constituye definiciones centrales sobre las TICs que serán objeto de una Autoridad de Aplicación con amplias facultades, cuyo objeto central será el de velar por condiciones de provisión de servicios y de competencias justas, evitando la concentración y promoviendo un acceso equitativo en todo el país.

 

De cierta manera, replica y se inserta en la estructura normativa e institucional construida por la Ley 26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual (Ley de Medios), de manera de controlar la confluencia entre los medios audiovisuales y las empresas que proveen y proveerán servicios de telecomunicación.

 

Se puede considerar que Argentina Digital es un paso más hacia la generación de equidad en el acceso a las TICs en nuestro país, cuyas empresas cuentan con una gran libertad y operan en condiciones de oligopolio. Esta iniciativa se inscribe en el marco de lo realizado por el Gobierno Nacional desde 2003 en materia de telecomunicaciones, que entre algunos hitos se encuentran: la renacionalización del Correo, la creación de la Empresa ARSAT (que ha creado el satélite nacional ARSAT-1) y el Programa Argentina Conectada, que entre sus principales objetivos, se ha dedicado a extender la fibra óptica en todo el país, facilitando las telecomunicaciones y el acceso a Internet en todo el territorio nacional.

 

Hoy fue aprobado en Diputados por 131 votos.