OBTUVO DICTAMEN EL PROYECTO SOBRE ACOMPAÑAMIENTO A ESTUDIANTES CON DISCAPACIDAD. PASARÁ A TRATARSE AL RECINTO

El proyecto lo que intenta es generar una normativa que sirva de marco para definir desde el sistema educativo cómo se dará el ingreso de estos profesionales a la escuela, reconociendo los derechos de los estudiantes con discapacidad de contar con un acompañante. La iniciativa de la diputada nacional, Stella Maris Leverberg, fue aprobada en reunión conjunta de las Comisiones de Educación y Discapacidad este jueves.


El dictamen de la reunión conjunta de ambas comisiones, con Expte. 7888 - D- 2014, sobre ingreso de Acompañantes No Docentes para la inclusión educativa de las personas con discapacidad.


“Esto es un derecho reconocido tanto por la Ley 24.901 de Sistema de Protección de las 

Personas con Discapacidad, aun cuando las obras sociales o prepagas no dispongan de los profesionales o no cubran esas prestaciones”, explicó la legisladora.

 

Añadió que “ahora bien, es necesario definir cierto marco tanto para clarificar la dinámica en la que interviene un acompañante al tiempo que se reconoce el derecho del estudiante, preservando siempre el fin último de la existencia de gabinetes o equipos interdisciplinarios con docentes integradores los profesionales idóneos para realizar el principio de la inclusión educativa”.

 

A todos los efectos de la presente ley se definen como acompañantes no docentes:

 

a) Acompañante terapéutico: profesional habilitado a tal efecto por la autoridad competente que realiza acciones de atención tendientes a promover la restauración de conductas desadaptadas, adquisición de adecuados niveles de auto valimiento e independencia, e incorporación de nuevos modelos de interacción, mediante el desarrollo coordinado de metodologías y técnicas de ámbito terapéutico y recreativo.

 

b) Acompañante externo no docente: persona habilitada a tal efecto por la autoridad competente, a los fines de facilitar medidas de apoyo personalizadas y efectivas.

 

c) Acompañante personal: toda persona, autorizada por la autoridad competente, que sea idónea para brindar los apoyos necesarios a los estudiantes con discapacidad, a los efectos de su movilidad y asistencia en cuestiones no pedagógicas y que acude a la institución excepcionalmente, toda vez que el estudiante con discapacidad no cuente con alguno de los acompañantes definidos en los anteriores incisos.

 

La intervención del acompañante terapéutico, del acompañante externo no docente y del acompañante personal no es curricular, ésta corresponde exclusivamente a los docentes de las instituciones educativas.

 

Se trata de un proyecto que responde a la normativa vigente: la Convención sobre Derechos de las Personas con Discapacidad, que goza desde la última sesión de Diputados con rango constitucional (Ley 27.044), la Ley 26.206 de Educación Nacional, la Ley 24.901 de Prestaciones para las Personas con Discapacidad y la Resolución 1328/2006 del Ministerio de Salud de la Nación.

 

El proyecto deja en manos del Ministerio de Educación y del Consejo Federal de Educación (con asesoramiento de la Comisión Nacional Asesora para la Integración de las Personas con Discapacidad (CONADIS), la reglamentación de los diversos aspectos que hacen a las definiciones sobre el ingreso de estos profesionales, así como las condiciones en que se dará actividad y los requisitos para desarrollarla en el aula.