PRESUPUESTO 2015, LA CONSOLIDACIÓN DEL TRABAJO ENCARADO: "SIN EDUCACIÓN NO HAY DIGNIDAD, SOBERANÍA, DESARROLLO NI PATRIA"

Los alcances que ha ido teniendo en los últimos años en la Argentina la mirada cada vez más profunda sobre la necesidad de fortalecer y ampliar a la Educación como base estratégica de un real desarrollo social, cultural y por consiguiente laboral y de mayor calidad de vida, han quedado expuestos claramente en los Presupuestos que este Congreso ha venido aprobando. El que nos ocupa en esta oportunidad no será la excepción.


Son numerosos los ejes sociales desde los cuales se podría dar una visión sobre el cálculo por el cual el gobierno argentino prevé administrarse en el próximo año, pero basta mirar una vez más a la fuerte inversión educativa para resumir la lógica que encarna el  

proyecto. Además, la gran base de recursos, intangibles en muy buena medida, que se aportarán a ese aspecto, es muestra cabal de una claramente marcada idea de seguir dotando de oportunidades e igualdad a la generación que hoy mismo está en plena formación para un cada vez más exigente futuro inmediato.

 

Basta señalar que en las últimas horas hemos dejado oficialmente expuesto el proyecto de incorporación a la vida escolar mínima y obligatoria a las salas de preescolar de 4 años, lo que volverá a la formación mínima de la Argentina una de las más amplias del planeta, con 14 años de piso. Ello, en línea con la coherencia que en la última década se ha volcado a las reformas educativas centrales del país, como por ejemplo, la reinstauración del sistema de primaria y secundaria, la plena obligatoriedad de la educación de nivel medio, la ley de financiamiento educativo, la ley de educación técnica, la obligatoriedad de las salas preescolares primero de 5 años y ahora en pronta discusión la ya mencionada sala de 4 años. Pero además, la fuerte revalorización del docente, con condiciones laborales que, si bien siempre pueden mejorarse, representan hoy una base que supera, en cuanto a la remuneración, ampliamente a cualquier cálculo de inflación que se quiera aplicar para analizar la evolución comparativa.

 

Por todo esto, el sector al que pertenezco, hoy ve con gran expectativa la transformación que queda por delante y con gran orgullo la que se ha venido haciendo, durante un gobierno que ha puesto sobre la mesa de discusión los grandes temas sin miramientos. Y no ha dudas que lo hecho en materia de Educación es estrictamente muestra de ello.

 

Hoy que discutimos el último presupuesto del ciclo de gobierno de la Presidenta, no es posible dejar de mencionar la gran marca para la escuela argentina que ha dejado el enfoque político que se le ha dado a la importancia de la formación de los argentinos hacia los años que vendrán.

 

Y si levantamos tan solo un poco la mirada de lo que denominamos la educación obligatoria, están ahí, como nunca se las había visto, las Universidades Públicas de la Argentina, orgullo y emblema en América Latina y en probablemente un período históricamente inigualable, dotadas de millonarios recursos para sus sostenimiento, la formación y la investigación pero además creciendo en número año a año, como ocurre con la veintena de nuevas casas creadas y entre ellas, espero poder contar pronto a la anhelada Universidad Nacional del Alto Uruguay, para el oriente de mi querida Provincia de Misiones, un proyecto que nos ha venido desvelando noches enteras en el último año para lograr hoy poder incluirlo en los grandes temas de la Educación Nacional que se discuten en este Congreso.

 

No es el Presupuesto un mero cálculo frío de recursos a ejecutar que simplemente dependen de otros tantos a recaudar previamente.

 

En el Presupuesto de un país está la impronta cabal de su Gobierno. El ideario materializado en proyectos. Las prioridades y preocupaciones, la proyección no necesariamente de los números, pero seguro la proyección de los sueños de miles y miles de personas que, de no recibir la mirada responsable de quienes debemos sostener el rumbo, no tendrían chance alguna de educarse, pero tampoco de curarse, de progresar, de acceder a su vivienda, su dignidad, aquello que evidentemente muchos no entienden porque les sobra y tantos otros ni esperaban porque les era vedado hace tan solo una década atrás.

 

Nos toca hoy además, poner un mojón, un punto de referencia en este Presupuesto, para fijarnos el desafío de que en los tiempos que vienen ésta sea la línea de mínima, nos toca hoy proponernos que en lo que nos toque en adelante se materialice el Nunca Menos, que lejos de sonar a cliché debe ser una bandera para quienes queremos garantizar en adelante que este gran compendio de avances sobre todo sociales, económicos, culturales, de igualdad, no retroceda un solo milímetro de cara a la realidad venidera, que será sin dudas la de nuestros hijos y nietos, ya escalando sobre esa línea de mínima y dejándola cada vez más lejos.

 

Más de la mitad de los gastos de la gestión de gobierno, según fija este Presupuesto, estarán destinados a servicios sociales, será un 58,7 por ciento. No queda mucho más que agregar a semejante contundencia.

 

Falta mucho, muchísimo si les gusta, pero lo que falta lo hemos de edificar sobre una base que hemos consolidado muy bien en estos años y de la que solamente nos debe quedar la posibilidad de ir hacia arriba. Porque únicamente destruyendo, ignorando y deshaciendo lo obtenido hasta aquí se podrá caer. No es de hombres de bien dejar que eso ocurra. Es, en cualquier caso, una posibilidad muy remota frente a un pueblo que ha adquirido derechos, que volvió a tener ideologías, que se ha formado y ha crecido culturalmente en esta última década. Y que no querrá ver que sus oportunidades se escapan por la borda de quienes quieren salvarse solos a espaladas de esa Patria que como nunca antes está latente en el corazón de los más humildes.

 

No son momentos fáciles. El mundo no los vive. Y aquellos que tantas veces en la historia han abusado de nuestra tierra, nuestra gente, nuestros recursos y nuestra dignidad hoy están de nuevo al acecho, poniéndonos trabas, pisándonos para que no terminemos de levantarnos, impidiéndonos honrar nuestras deudas para que podamos crecer. Pero unidos, despojados de traidores y oportunistas, hemos de sostener el rumbo que claramente se marca hoy en la ley de leyes que prevé nuestro gobierno para el año que viene, confirmando una vez más hacia donde se ha puesto la proa inclaudicable de nuestro destino en la última década.

 

DATOS SOBRE EDUCACIÓN Y PRESUPUESTO.

OBRA DE GOBIERNO EN EL CAMPO EDUCATIVO ENTRE 2003 Y 2014:

  • A) Construcción de 1.742 escuelas entre 2003 y 2014. Un récord histórico para el país. Entre 1989 y 1999 se habían construido 7, y entre 2000 y 2002, ninguna.
  • B) Programa "Conectar Igualdad". Se llevan entregadas 3.000.000 netbooks para alumnos y docentes de escuelas medias de todo el país, de un total de 3.500.00 que se completarán en 2013.
  • C) Ley de Financiamiento Educativo. En el 2002, Argentina destinaba el 5% de su PBI al pago de la deuda externa y el 2% a la educación. Hoy es al revés: destinamos el 6,50 % del PBI a la educación y la cultura. En 2010, el presupuesto para Educación fue de 21.156 millones de pesos, mientras que para 2012 ascendió a 37.186 millones.
  • D) Ley de Educación Nacional, que establece la enseñanza media obligatoria. Una medida necesaria para mejorar el nivel educativo de nuestros niños y adolescentes.
  • E) Programa Nacional de Inclusión Educativa: 100.000 niños y jóvenes volvieron a la escuela a través de las becas "Todos a Estudiar" dirigida a jóvenes de entre 11 y 18 años y "Volver a la Escuela": dirigida a niños y jóvenes entre 6 y 14 años de todo el país.
  • F) Programa Nacional de Alfabetización. Desde 2004, se pusieron en marcha 23.000 centros de alfabetización donde 170.000 personas aprendieron a leer y escribir con el apoyo de 14.000 alfabetizadores.
  • G) Plan FinEs. 430 mil argentinos pudieron terminar sus estudios primarios o secundarios gracias al programa. Con “Argentina Trabaja, enseña y aprende” en 2013 finalizarán sus estudios secundarios más de 20 mil personas y 100 mil continúan cursando.
  • H) Nuevas universidades y mejor infraestructura: Se crearon 9 nuevas universidades nacionales que contribuyeron al acceso de jóvenes de familias que nunca habían accedido a la educación superior. El presupuesto universitario aumentó de 0,5% a 1,02% del PBI. En infraestructura universitaria se invirtieron entre 2003 y 2013 $1.318.911.000. La matrícula universitaria creció un 28%, con 1.808.000 estudiantes. Los egresos aumentaron un 68% en una década: de 65.000 en 2001 a 109.000 en 2011. En próxima aprobación: Universidad Nacional de las Artes, el Instituto Universitario Madres de Plaza de Mayo, Universidad Nacional de Comechingones (San Luis), Universidad Nacional de Hurlingham. En estudio Universidades Nacionales del Alto Uruguay, de Rafaela, Scalabrini Ortiz (San Isidro - Provincia de Buenos Aires), de Almirante Brown.
  • I) Programa Permanente de Formación Docente.
  • J) Programa.

PROGRESAR. PRESUPUESTO 2015 - APORTE PARA EDUCACIÓN:

El ítem “Educación y Cultura” (tal como figura en el proyecto de Presupuesto 2015) representan más de 93.000 millones de pesos, un 29,3% más con respecto a 2014.

 

El Ministerio de Educación de la Nación (que no es todo el presupuesto nacional con respecto a los servicios educativos), recibirá 60.696 millones de pesos frente a los 51.742 de 2014, es decir, un 17,3% más.

 

También se prevén 5.800 millones de pesos en concepto de Fondo Nacional de Incentivo Docente- Compensación Salarial Docente. Dos datos importantes:

  • Para las nuevas universidades, como lo ha dicho Feletti en la reunión conjunta de Educación y Presupuesto, el Poder Ejecutivo prevé una partida de 180 millones de pesos.
  • Para hacer frente a las demandas que genere la inclusión de los niños y niñas a partir de los 4 años de edad según la modificación que efectúa el proyecto de ley, el Ministerio de Educación anunció un Fondo de Infraestructura especial para apoyar a las provincias en la construcción de nuevas salas de 4. Dicho fondo contará con 750 millones de pesos.

Con respecto a la Ley de Financiamiento Educativo, el gasto consolidado nacional con respecto a educación, ciencia y tecnología, alcanza un total de 108.455 millones, un 28,1 más que el presente año.

 

NOTA: Según el proyecto, el cálculo de PBI del 2015 es de unos 4.962 billones de pesos (millones de millones), por lo que el 6% que debería corresponder a Educación, Ciencia y Tecnología por ley debería ser de 294.000 millones de pesos, que se repartirían unos 117.000 millones por parte del Estado Nacional (en el proyecto son 108.000 millones) y las jurisdicciones 176.000 millones (el 60% del esfuerzo financiero).

 

Nota de Opinión de la Diputada de la Nación Stella Maris Leverberg.