FELICES 100 AÑOS ESCUELA PROV. Nº 68 DE PARAJE PORTERA (SAN JAVIER) !!!

UDPM participó del Acto de los 100 años de vida de la Escuela Prov. Nº 68 ubicada en el Paraje Portera, Municipio de San Javier. La Diputada Nacional Stella Maris Leverberg entregó la Declaración de Interés Nacional del Congreso y una Placa recordatoria de la Unión Docentes de la Provincia de Misiones.


Participaron los miembros de Comisión Directiva Enso Gomez, Toti Herculano, Anibal Gurawski, y la Delegada Viviana Mereles, con Hilda Radtke Vocal de Junta. Ademas acompañaron el Intendente de San Javier, Secretaria Escolar, Supervisoras, Directoras de otros establecimientos educativos de la zona, ex alumnos y ex docentes, alumnos y padres, la Banda del Ejército y el cura párroco.


Leverberg destacó el servicio a la patria desde esta zona de frontera, el sentido de 

pertenencia para con la formación en valores y en contribuir con niños y jóvenes de buena fe, que garantizan el crecimiento de la provincia y de la nación. Se distribuyeron sendos obsequios a los invitados especiales y se desarrollaron números artísticos de los alumnos en el cumpleaños de la escuela. Cabe destacar la importante muestra histórica, con mobiliario de época, primeros registros de asistencia, hasta el primer acta de designación del primer director.

 

FUNDAMENTOS DE LA DECLARACIÓN: El municipio de San Javier posee una rica historia como otros poblados de la provincia de Misiones, me es imposible omitir aquí parte de la misma, tratando de ser breve tratare de ilustrar parte de sus inicios poblacionales.

 

Al pueblo de San Javier un 21 de abril de 1933 se le dio categoría de municipio, en tanto que el 30 de marzo de 1959 se fijaron los límites que actualmente posee. Además del pueblo mencionado, integran el municipio los parajes Barra Margarita, Las Correderas (o Corredera), Cuatro Bocas., El Procediño, Los Galpones, Rincón del Guerrero, Santa Irene, Tres Esquinas y el Paraje Portera donde se ubica la institución educativa que hoy pretendo homenajear.

 

Para conocer los orígenes de la localidad que lleva el mismo nombre que el municipio y el departamento, es preciso remontarse al año 1626, cuando el sacerdote jesuita Roque González de Santa Cruz fundó la Reducción San Francisco Javier de Yaguaraitíes, en la margen izquierda del río Uruguay, debajo de la localidad de Concepción de la Sierra. Esa reducción tuvo una efímera existencia, y el 3 de diciembre de 1629, el también padre jesuita, José Ordoñez, la refundó en donde hoy se asienta el municipio. Fue este sacerdote quien, tiempo después, organizó las milicias jesuíticas integradas por indígenas guaraníes, a los fines de defender las Misiones de los ataques bandeirantes. Precisamente, esta milicia armada fue la que derrotó y ahuyentó a los invasores en la épica Batalla de Mbororé, en 1641, llevada a cabo en el actual distrito municipal de Panambí. Por desgracia, y a causa de las diversas pestes y el mal desempeño político en la zona, la población de la reducción fue perdiendo su peso relativo, hasta su virtual desaparición con la expulsión de la Compañía de Jesús hacia fines del siglo XVIII.

 

La creación del pueblo de San Javier se produjo e l6 de noviembre de 1875, cuando el gobierno correntino legisló la demarcación de su planta urbana y la colonia del mismo nombre. Sin embargo, la llegada de los primeros colonos, el 2 de octubre de 1877, marca la fecha oficial de la refundación del antiguo poblado.

 

El encargado de la mensura fue el agrimensor Francisco Lezcano, quien inició el trabajo en 1878. No obstante, habiéndose perdido parte del amojonamiento original, se le encomendó al agrimensor Juan Queirel la remensura del pueblo y la colonia, un hecho que se llevó a cabo en 1895. En general, Queirel respetó el trabajo de su colega, pero al pueblo lo extendió un poco más al suroeste, dando lugar a 194 manzanas en damero.

 

Como pueblo rural con solamente cuatro solares por manzana, su crecimiento fue lento, y desacompañado por su colonia. Un claro punto de inflexión en el desarrollo de esta comunidad se dio entre 1961 y 1962, con la construcción del único ingenio azucarero de la región. De hecho, la actividad económica de este municipio aún hoy se sostiene en la producción de caña de azúcar, y luego de varios momentos de crisis, en la actualidad se encuentra en un proceso de reactivación.

 

A esta actividad se le suma el incesante movimiento del comercio exterior que, a través de su puerto -habilitado para importación y exportación-, comercia principalmente con la localidad fronteriza de Porto Xavier, en Brasil. De esta manera se da un pujante incentivo para esta zona del Mercosur.

 

Es mi deseo central en este reconocimiento, a parte del homenaje por este centenario, poder dar cuenta del denodado esfuerzo de los directivos, docentes y personal de la institución, para poder brindar una buena educación a niños y niñas. Los festejos por sus cien años de existencia, pondrán en valor la trayectoria de esta institución.

 

Desde el lugar que hoy me toca ocupar merced al mandato popular y principalmente como educadora, sigo sosteniendo firmemente el argumento de que la educación, pública, gratuita e igualitaria es un baluarte que nos refleja un país grande, con un potencial de desarrollo enorme, con una capacidad de construir ciudadanía y de favorecer proyectos de vida.

 

Señor Presidente, en esta centenaria Escuela Nº 68 de San Javier, ha dado sus primeros pasos en su formación un puñado significativo de misioneros/as. Es a ellos y a los docentes que han dado vida a esta institución durante este tiempo a quienes quiero y debo rendir este homenaje