MUCHO POR GANAR Y NADA PARA PERDER… DE ESO SE TRATA ESTE NUEVO CÓDIGO!

Con orgullo, participo del debate de este instrumento que desde el procedimiento participativo con la creación de la Comisión Bicameral para la elaboración del proyecto de Ley de Reforma, Actualización y Unificación de los Códigos Civil y Comercial de la Nación, permitió que se recorriera el país federal, con quince Audiencias Públicas, y mil quinientos expositores dieron su aporte a la discusión, desde sus diferentes miradas, respecto del cambio cultural y social sustentados en más de treinta años de democracia, y el alcance de numerosos derechos humanos revalorizados en estos tiempos.


El actual código representa a otro tiempo, con fuertes condimentos de los sectores 

dominantes que ignoraban los posicionamientos culturales de las clases populares.

 

Argentina es un país plural que necesita nuevas herramientas para seguir creciendo. Entendemos que el Senado haya aprobado ya este Código por todos los beneficios que se verán ampliados aquí para el bien de todos los habitantes de nuestro país…y ahora nos toca a nosotros darle el punto final a esta Ley.

 

Esta es la era de la transformación, de las personas consideradas como sujeto de derecho, en igualdad de condiciones, como continuidad de la complejidad de intereses de esta generación, como código que responde a los 40 millones de Argentinos, desde la atención a la diversidad.

 

El Código Civil vigente data del año 1869 (tiene 145 años) y fue elaborado por Vélez Sarfield (fue voto a libro cerrado). De allí, lo que representa este proyecto que cuenta con media sanción del Senado, es una reforma superlativa en cuanto a armonizar y actualizar la legislación que rige la vida cotidiana de las personas. Desde que nacen hasta que mueren.

 

Además se ha unificado en un único código, los códigos civil y comercial (actualmente existen 2), ya que la raíz obligacional es la misma, pero se legisló sobre contratos mercantiles que no estaban contemplados. El nuevo Código unificado comenzará a regir a partir del año 2016, 1º de enero.

 

Este resumen visibiliza los puntos más destacados en esta reforma (Parlamentario.com): 

  • Matrimonio. Se actualiza el régimen actual a raíz de la sanción de la Ley de Matrimonio Igualitario, en 2010. Por eso, no se realizarán distinciones entre varón y mujer para definir quiénes pueden casarse. Además, los cónyuges podrán optar entre el régimen de comunidad de ganancias -el único existente hoy- y el régimen de separación de bienes, a través de acuerdos prenupciales. Se prevé una compensación económica en caso de que el divorcio vincular deje a uno de los cónyuges en un “desequilibrio económico manifiesto”.
  • Divorcio. La reforma simplifica los trámites para solicitar el divorcio estableciendo que puede ser válido también con el único deseo de uno de los cónyuges, en cualquier momento de la relación matrimonial. Para tomar la determinación no será necesario que el cónyuge invoque causas -en el régimen actual existen causales como la instigación a cometer delitos o las injurias graves-. Además, la pareja podrá hacer propuestas, contrapropuestas, y acordar sobre los efectos que tendrá la disolución. Desaparece el mínimo de tres años de matrimonio necesario para divorciarse, así como también la doble audiencia previa al fallo.
  • Uniones convivenciales. Las uniones convivenciales tendrán un status legal. Los pactos que celebren los concubinos y su extinción se inscribirán en un registro local. Esos acuerdos podrían referirse a diferentes cuestiones, por ejemplo, cómo contribuirá cada uno a las cargas del hogar. Si no hubiera pactos, cada uno mantendría la administración y disposición de los bienes de su titularidad, pero se establecen restricciones para impedir la desprotección de alguno de los convivientes -por citar un caso, serían responsables por las deudas contraídas para la educación de los hijos comunes-.
  • Reproducción humana asistida. La existencia humana, comienza sólo “desde la concepción” (estos métodos están contemplados en el capítulo relativo a las “reglas generales relativas a la filiación por técnicas de reproducción humana asistida”). Esto significa que en estos casos el vínculo filial se establece por medio de la “voluntad procreacional” de quienes se someten voluntaria y conscientemente a estas nuevas técnicas. Además, podría revelarse la identidad del donante por razones “debidamente fundadas”, evaluadas por autorización judicial y, también cuando exista un riesgo para la salud.
  • "Lo más importante radica en la agilización de la Adopción". Además de simplificar este régimen, se prioriza el interés del niño por sobre el de los adultos comprometidos, incorporando el derecho a ser oído, a que su opinión sea tenida en cuenta “según la edad y el grado de madurez”, y también obliga requerir su consentimiento a partir de los diez años. El niño también tendría derecho, siempre que lo requiera, a conocer su verdadera identidad y a la preservación de los vínculos fraternos. La reforma no realiza diferencias en relación al sexo de los adoptantes, con lo que le da la posibilidad de adoptar a solteros, solteras y parejas casadas o convivientes "adopción por integración". En cuanto a la agilización, el proyecto busca eliminar la práctica extendida de las guardas extrajudiciales –las llamadas “guardas de hecho”- y establece que la guarda debería ser discernida inmediatamente por el juez que determina la situación de “adoptabilidad”, y su plazo no podría exceder los noventa días.
  • Derechos Personalísimos. El nuevo Código Civil y Comercial incorporará un capítulo, inexistente hasta ahora, dedicado a los derechos personalísimos. Allí se reconocerán expresamente los derechos a la dignidad, intimidad, honor e imagen, entre otros. ** Sociedades de un solo socio. Nace la figura de “sociedad unipersonal”, de modo que quien proyecte una inversión asuma solo el riesgo por los bienes que invierte en ese proyecto.

No vamos a entender por qué la oposición rechaza algo tan importante. Siempre pensamos que lo hace sólo para estar en contra o porque no se les ocurrió a ellos primero.

 

Señores diputados, aunque nos judicialicen una cuestión tan trascendental, nosotros tenemos que pensar que el beneficio no será nuestro, será de la gente de nuestro país que tanto espera los nuevos cambios. Y quiero decir que a los únicos que afectan los legisladores opositores, con no acompañar esta nueva Norma, es a la gente, a su gente, a los que votaron por ellos. Y hoy se retiraron…

 

Esto señores, no es otra cosa que traición, sino deberían estar aquí y defender sus posturas por los que les dieron el voto. Por todo lo expuesto, expreso mi acompañamiento a este proyecto de ley que sigue demostrando que los tres poderes del estado en consonancia con las necesidades y aportes del pueblo, de las organizaciones sociales, de los pueblos originarios, los organismos de derechos humanos, destacados especialistas, tenemos la obligación de seguir mejorando la calidad de vida de nuestros ciudadanos, con trabajo responsable, de compromiso colectivo y social, dando oportunidad a las generaciones futuras de encontrar una sociedad más justa, donde el amor y la sana convivencia sean el horizonte que los realice como personas.


STELLA MARIS LEVERBERG

DIPUTADA DE LA NACIÓN