UDPM FESTEJO LOS 100 AÑOS DE LA ESCUELA Nº 63 DE PUERTO AZARA

Con el mismo compromiso de siempre, la Unión Docentes de la Provincia de Misiones estuvo acompañando a los colegas de la comunidad de la Escuela Prov. Nº 63 de Puerto Azara, cuya directora es la Delegada Departamental Teresita Matijak, con motivo de celebrar este viernes 19 de septiembre sus 100 años de vida.


En la oportunidad estuvieron presentes el Intendente Municipal de Azara Daniel Yendrika y su par de Apóstoles Mario Vialey, la diputada nacional Stella Maris Leverberg, fuerzas de seguridad, abanderados y escoltas de otros establecimientos educativos de la zona, ex alumnos y ex docentes, ex Combatientes de Malvinas, padres, alumnos e invitados 

especiales.

 

Leverberg entregó Declaración de Interés de la Honorable Cámara Diputados de la Nación, destacando la historia de esta escuela, la construcción de oportunidades para niños y jóvenes, y el amor destacando en los valores sembrados por todos quienes pasaron por el establecimiento, en bien de la Patria.

 

Las Delegadas del Departamento Apóstoles, entregaron la placa homenaje. Con sentida emoción, Matijak recordó sus más de veinte años en la centenaria institución, y los alumnos brindaron hermosas poesías y representaciones teatrales.

 

Las instituciones presentes recibieron Banderas de Ceremonias donadas por el Intendente de Azara. Una completa exposición de fotografías completó la propuesta para celebrar el centenario de la escuela.


FUNDAMENTOS: El día 19 de septiembre próximo, la comunidad educativa de la Escuela Provincial Nº 63 “Puerto Azara”, de la localidad misionera de Azara, estará conmemorando 100 años de existencia institucional convirtiéndose en otra de las centenarias escuelas de esta Jesuítica provincia, Misiones.


El municipio de Azara posee una rica historia como otros poblados de la provincia de Misiones, me es imposible omitir aquí parte de la misma, tratando de ser breve tratare de ilustrar parte de sus inicios poblacionales. Azara es una de las cinco poblaciones más importantes, históricamente de la provincia. En el sitio donde hoy se encuentra asentada, se hallaba un establecimiento ganadero creado por los jesuitas en el siglo XVII, denominado “Puesto San Antonio" pero luego de la expulsión de la Compañía de Jesús, la zona fue saqueada por bandeirantes paulistas.


Hacia el año 1800, hubo una tentativa de colonización por parte del entonces Virrey del Río de la Plata, Gabriel de Avilés y del Fierro, que contó con la colaboración de Félix de Azara. No obstante, desde aquel intento colonizador todavía hubo que esperar cien años para que se radiquen los primeros habitantes.


La fundación de Azara se da junto a su colonización. Sus pioneros fueron familias provenientes de Galitzia (actual Ucrania) que se dirigían a Estados Unidos y que, a causa de la falta de documentación, se vieron en la obligación de optar entre regresar a sus pueblos rurales de origen o emprender otro destino que les diera la posibilidad de poseer tierras para explotar sin tener que ser siervos de algún señor.


Luego de diversas vicisitudes, el recién nombrado Gobernador del Territorio Nacional de Misiones, Juan José Lanusse, recibió a los galitzianos y los estableció en Apóstoles. Sin embargo, un pequeño grupo de éstos, no conforme con la calidad de las tierras, solicitó nuevas propiedades al Gobernador, quien le dio carta libre para que echasen raíces en el sitio que más les gustara. A la sazón, un grupo de nueve familias emprendió viaje hacia el sur, encabezado por Andrés Czajkowski, Juan Raczkowski, Juan Ostapowicz. Tomás Luty y José Yakowitz, y a escasos 20 kilómetros se asentaron, dando aviso a Lanusse. Este solicitó a Buenos Aires la creación de un nuevo pueblo y, por decreto del Poder Ejecutivo Nacional, el 21 de julio de 1900 se fundó Azara. Desde entonces, sus plazas, calles, casas y chacras recuerdan el esfuerzo realizado por inmigrantes polacos y ucranianos.


Las principales actividades económicas del municipio son la explotación de yerba mate, ganadería y, más recientemente, la forestación. A este municipio tampoco le faltan festividades de atractivo para turistas locales como el Festival Provincial de la Mojarrita, las festividades de las distintas colectividades como la Fiesta de la Comunidad Polaca y la Festividad de la Inmaculada Concepción.


Es en este lugar cargado de historias y leyendas donde para el año 1914 un 17 de agosto, comienza a funcionar mediante Resolución del Honorable Consejo Nacional de Educación la Escuela Nº 63. Recibió en sus aulas a hijos de inmigrantes entre los 6 y 14 años de edad, la gran mayoría analfabetos. Un 11 de septiembre comienzan formalmente las clases con un total de 49 alumnos a los cuales se les impartió las primeras letras y valores. Hasta el año 1921 su primer Director fue el Sr. Pedro Ortega, luego lo siguieron: Valentín Vergara, Galentini José; Ratier Horacio; Zacowicz José F.; Córdoba Zoila D.; Poterala Miguel; Wozniuk Julia; Paladino Yolanda y actualmente Doña Teresita Matijak. Para el año 1981 la Escuela se traslada al actual edificio donde funciona hasta hoy.


Es mi deseo central en este reconocimiento, a parte del homenaje por este centenario, poder dar cuenta del denodado esfuerzo de los directivos, docentes y personal de la institución, para poder brindar una buena educación a niños y niñas. Los festejos por sus cien años de existencia, pondrán en valor la trayectoria de esta institución.


Desde el lugar que hoy me toca ocupar merced al mandato popular y principalmente como educadora, sigo sosteniendo firmemente el argumento de que la educación, pública, gratuita e igualitaria es un baluarte que nos refleja un país grande, con un potencial de desarrollo enorme, con una capacidad de construir ciudadanía y de favorecer proyectos de vida.


Señor Presidente, en esta centenaria Escuela Nº 63 de Azara, han dado sus primeros pasos en su formación un puñado significativo de misioneros/as. Es a ellos y a los docentes que han dado vida a esta institución durante este tiempo a quienes quiero y debo rendir este homenaje.