BENEPLÁCITO POR LOS 50 AÑOS DE LA ESCUELA PROV. Nº 518 (SANTO PIPÓ)

Se expresa beneplácito por la celebración del 50° Aniversario de la Escuela N° 518 “Tomás M. de Anchorena” ubicada en Colonia Carlosca, Paraje Tacuara, del departamento San Ignacio, Misiones, cuyo acto central se llevó a cabo este 5 de Julio en el local escolar. UDPM donó una placa recordatoria para este grato acontecimiento.

El proyecto presentado en Cámara de Diputados de la Nación, de la diputada nacional Stella Maris Leverberg; explica que la Escuela N° 518 con cincuenta años de existencia y de entrega total a la valiosa labor de educar a generaciones de jóvenes, muchos originarios de dispersas áreas rurales. “Me refiero a una institución que refleja la vida del interior rural misionero y que ha sido el hogar para un gran número de niños, niñas y adolescentes que se han formado en ella”, manifiesta en las fundamentaciones la 

legisladora.

La ruralidad se halla presente en la cotidianeidad de la tarea que llevan adelante los docentes de esta escuela en la provincia de Misiones. La Escuela Nº 518 ha sido testigo; de gran parte de la historia de esta joven provincia; por sus aulas han pasado niños y niñas que hoy construyen desde el lugar que les ha tocado ocupar, una provincia pujante inserta como una cuña en el corazón del Mercosur.

Hoy pretendo como legisladora, pero fundamentalmente como educadora de profesión, poder dar cuenta del denodado esfuerzo de los directivos, docentes y personal de esta institución, los actuales y los de antes, para poder brindar una buena educación a los niños y niñas que asisten cargados de sueños a esta Casa de Estudios. En su tarea los padres depositan la confianza de un futuro prometedor para cada uno de sus hijos. Los festejos por sus cincuenta años de existencia pondrán en valor la trayectoria de esta institución que ha sido el sostén para generaciones de niños y niñas.

Señor Presidente, continuo sosteniendo el argumento que la educación pública, gratuita, e igualitaria es un baluarte que nos refleja un país grande, con un potencial de desarrollo enorme, con una capacidad de construir ciudadanía y de favorecer proyectos de vida. Hoy quiero celebrar el legado de una institución que no ha dejado de mostrarnos que la educación es y debe ser el pilar sobre el que se sostiene un país que busca la inclusión social, de una nación que busca que sus jóvenes posean un nivel de formación que les permita, ya no solamente ser simples ciudadanos, o formar parte del entramado productivo, o ser profesionales, sino que todos tengan la posibilidad de poder proyectar su futuro, en la más sana de las oportunidades que brinda la educación - reitero- pública, gratuita, igualitaria. La escuela nos recuerda que allí están todos los elementos y las herramientas, para vivir una vida como merece ser vivida.

Por eso es que, saludo a toda la comunidad educativa de la Escuela N° 518 “Tomás M. de Anchorena”, a directivos actuales y autoridades anteriores, alumnos del presente y los que ya se han graduado, los docentes que han dejado su huella y los que hoy siguen día a día apostando por la niñez y por su destino, al personal de esta casa que tantos misioneros y misioneras recuerdan y recordarán con singular cariño.


Por las razones expuestas, es que solicito a mis pares el acompañamiento en el presente proyecto de resolución.