SATISFACCIÓN POR LA PUESTA EN MARCHA DE ATUCHA II

A través de un Proyecto de Declaración ante la Honorable Cámara de Diputados de la Nación, Stella Maris Leverberg impulsó un reconocimiento a la puesta en marcha de la Central Nucleoeléctrica Presidente Doctor Néstor Carlos Kirchner ( ex Atucha II), en el marco del Plan Nuclear Argentino iniciado a partir del año 2006, y uso pacífico de la energía nuclear, que va a aportar 745 megavatios al sistema interconectado nacional, otra obra inmensa, de lectura literal y simbólica. Desde la mirada literal, significa otro cumplimiento de lo planificado por el Dr. Néstor Kirchner, que ideara el Plan Nuclear Federal a partir del año 2006, y así puso en marcha una de las bases del desarrollo tecnológico argentino. Desde lo simbólico, significa el restablecimiento de algo en lo que fuimos pioneros, ya que la República Argentina fue el primer país latinoamericano en operar una central nuclear.

 

Por ello, la puesta en funcionamiento de la central nuclear Presidente Doctor Néstor Carlos Kirchner, nuevo nombre que tiene la ex Atucha II cristaliza y 

consolida lo planificado.

 

La piedra fundamental de Atucha II se colocó en el año1982, y entre 1994 y 2006 estuvo paralizada, hasta el relanzamiento del Plan Nuclear Argentino impulsado por el Presidente Kirchner. Cabe destacar que el constructor de la obra había abandonado los trabajos; y el reinicio de la ingeniería supuso la vuelta de técnicos y profesionales especializados, contratistas y proveedores nacionales, que fueron parte del resurgimiento. En este sentido, la obra fue producto de trabajadores, técnicos y profesionales argentinos y tiene un 80% de tecnología nacional.

 

En la actualidad, hay tres centrales nucleares en el país: Atucha I, que pasará a llamarse Juan domingo Perón, la central Nuclear Néstor Kirchner y Embalse Río Tercero. Paralelamente, ya se trabaja en la cuarta central, que también se ubicaría en Lima, provincia de Buenos Aires, en las cercanías de las dos ex Atucha.

 

Ahora bien, el significado de esta puesta en funcionamiento en términos formales, es que la Autoridad Regulatoria Nuclear (ARN) le otorgó la licencia de funcionamiento a la usina, que habilita el ingreso de agua pesada al reactor. En cuatro días se completará el llenado y allí empezará a inyectar parte de los 745 MW totales de potencia. Pot ello en poco menos de 60 días, la central estará suministrando su energía a través de la Red Nacional. Se estima que en ese plazo aportará un 30% de su energía total, algo más de 200 MW.

 

Es de justicia recordar que en el período 2003-2014 creció un 53% la generación eléctrica disponible en el país, así como la creación de generación alternativa a la centrada en fuentes térmicas, sirve para diversificar la matriz energética.

 

Asimismo, junto con las centrales hidroeléctricas, las nucleares requieren una inversión inicial muy superior a las térmicas, pero en el mediano y largo plazo ahorran mucho más en recursos para producir la electricidad. Así también, este direccionamiento en pos de diversificar la matriz de producción energética responde a reducir el impacto de la utilización de gas y fuel oil importados en las usinas termoeléctricas. Se advierte la planificación y visión estratégica, que, sin olvidar de donde partimos, el país desvastado del año 2003, paso a paso y a través de planes, como el Plan Federal Energético, Plan Nuclear Argentino, la recuperación de nuestra empresa insignia YPF, la creación del Ministerio de Ciencia y Tecnología, fueron modelando este nuevo país que hoy tenemos, donde se prioriza el desarrollo industrial y tecnológico con inclusión social.