LEVERBERG EXPRESÓ SATISFACCIÓN POR LICITACIÓN CONSTRUCCIÓN DEL GASODUCTO DEL NORESTE

Mediante un Proyecto de Resolución ante la Honorable Cámara de Diputados de la Nación, la Diputada Nacional Marilú Leverberg, expresó su satisfacción en nombre del todo el pueblo de la tierra colorada, ante el avance con la licitación de la construcción del Gasoducto del Noreste, en el marco del Plan Energético Nacional ideado por el Presidente Néstor C. Kirchner, que comprenden las obras desde el Gasoducto Juana Azurduy -cuya construcción está concluyendo, y une a Bolivia con la Argentina- hasta el límite con la provincia de Formosa. Así también se expresa beneplácito porque la construcción de la megaobra Gasoducto del Noreste que permitirá abastecer de gas natural a seis provincias: Salta, norte de Santa Fe, Chaco, Formosa, Corrientes y Misiones.

 

Estas últimas cuatro provincias carecen en la actualidad de esta fuente de energía básica para la vida diaria de la población, por lo que se advierte la importancia de esta obra troncal para el desarrollo energético del 

país potenciado por la generación de nuevos puestos de trabajo legal.

 

FUNDAMENTOS HISTÓRICOS

 

Asistimos una vez más, a los logros alcanzados por la planificación energética que lanzara el ex presidente Néstor Kirchner y que continuó la Presidenta Dra. Cristina Fernández de Kirchner, en el marco del Plan Energético Nacional. Este plan se basa principalmente en la creación de Energía Argentina Sociedad Anónima (ENARSA), en el aumento a las retenciones petroleras, en una política de ahorro energético y en diversas obras de infraestructura y generación eléctrica.

 

En consecuencia, fruto de la estrategia en materia de obra de infraestructura, la construcción del Gasoducto del Noreste demandará una inversión total de 24.746 millones de pesos, se extenderá a lo largo de mil cuatrocientos cuarenta y ocho kilómetros de infraestructura, y abastecerá de gas natural a seis provincias: Salta, norte de Santa Fe, Chaco, Formosa, Corrientes y Misiones. Estas últimas cuatro carecen en la actualidad de esta fuente de energía básica para la vida diaria de la población.

 

En ese marco, resulta auspicioso el llamado a licitación por la Sra. Presidenta de la Nación, Dra. Cristina Fernández de Kirchner, para la construcción de los primeros tres tramos de la megaobra que comenzará en Salta y empalmará con otro ducto ya en ejecución –Juana Azurduy–, que es el que permite la llegada del gas desde la hermana República de Bolivia. Así también, los primeros tres tramos del gasoducto demandarán una inversión de 4240 millones de pesos, para abastecer a 22 localidades de tres provincias: Formosa, Salta y norte de Santa Fe y la creación de cuatro mil puestos de trabajo.

 

Asimismo es necesario recordar que el convenio para la construcción del Gasoducto Noreste se firmó el 24 de noviembre de 2003, fue una iniciativa de la empresa Techint que luego adoptó el Estado nacional, de hecho, el acuerdo lo rubricaron inicialmente el Ministerio de Planificación, siete provincias y la propia Techint. En ese momento, Paolo Rocca, titular del holding, aseguró que la obra se completaría en 28 meses, pero nunca comenzó. La última postergación se produjo en 2012. En febrero de ese año, la empresa estatal Enarsa aprobó el llamado a licitación para la contratación de la ingeniería, provisión de materiales y construcción. El 26 de junio se realizó la apertura de sobres y una de las cuatro ofertas era de Techint. Entonces, la petrolera estatal le solicitó a la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) que se expidiera sobre un supuesto caso de abuso de posición dominante proveniente de la vinculación entre Techint y el proveedor nacional de las cañerías, otra firma del grupo. A raíz de ello, la CNDC emitió un dictamen donde recomendó realizar un nuevo llamado para la construcción del gasoducto, separando la compra de caños de la obra civil, para evitar así prácticas anticompetitivas. Enarsa tomó en cuenta el dictamen y el 12 de diciembre de 2012 anuló el concurso y realizó una nueva convocatoria.

 

La construcción del gasoducto se realizará en cuatro etapas, de las cuales la primera es la que se encuentra en licitación. La misma está dividida en tres tramos. El primero, de 230 km, va desde el gasoducto internacional Juana Azurduy hasta el límite entre Salta y Formosa. El segundo atraviesa 303 km de la provincia de Formosa, partiendo del límite provincial con Salta, mientras que el tercer tramo son los 265 kilómetros que se construirán en Santa Fe. En todas las licitaciones de esta primera etapa ningún oferente podrá resultar adjudicatario de más de un tramo. Con lo cual, si su oferta resultó ganadora de un tramo, queda automáticamente fuera para competir por otro. Esta medida es para favorecer una mayor participación de empresas y generar el mayor nivel de empleo posible. El objetivo sigue siendo el mismo: llevarles gas natural proveniente de Bolivia a 3,5 millones de habitantes de las provincias de Salta, Formosa, Chaco, norte de Santa Fe, Corrientes y Misiones. Estas últimas cuatro en la actualidad se abastecen de gas envasado en garrafa.

 

Asimismo, la construcción del Gasoducto del Noreste beneficiará a 3.408.000 habitantes de provincias que, por falta de redes, se abastecen principalmente con gas en garrafas; por ello adicionalmente, impactará de manera significativa en la producción industrial regional, al abaratar sus costos de producción, dado que el gas natural es mucho menos costoso.