COMUNICADO: ADOMIS Y SU POSTURA FRENTE A LA FINALIZACIÓN DEL PARO DOCENTE

Desde la Agrupación ADOMIS, celebramos que un sector minoritario de la docencia que se encontraba ejerciendo una conducta intransigente y contraria a elementales normas de convivencia tanto social como institucional, haya decidido deponer su actitud y aceptar la propuesta que desde la U.D.P.M. junto a la Intersindical hiciera al gobierno provincial de adelantamiento de los previsto para el mes de julio al mes de mayo, tal como se halla plasmado en el acta institucional suscrito en fecha 17/03/14.

 

En el mismo sentido y manteniendo el rumbo de no claudicar en la recomposición del salario docente, dejamos en claro nuestra postura de continuar por el camino del dialogo y el consenso para el logro de idénticos fines, siempre respetando el derecho social a la educación única herramienta que permite una verdadera inclusión social e igualdad de oportunidades.

 

Rechazamos así mismo el exagerado y triste protagonismos que han obtenido los dirigentes que encontraron en la mentira su posibilidad de posicionarse de cara a futuras conformaciones políticas, dado que escondidas detrás de mejores acuerdos salariales del sector (lo que nunca existió), 

agazapado estaba el intencionalismo meramente político, utilizando y exponiendo a un sector de la docencia que creyó en sus mentiras.

 

Hoy volverán a las aulas los que sostuvieron el reclamo, no así los “dirigentes” quienes usufructúan licencias especiales a todas luces ilegales, producto de espurios acuerdos con las autoridades del Consejo, y al explicar a sus colegas los “LOGROS” de su desenfrenada lucha, verán con claridad que no tienen absolutamente nada distinto para mostrar que los que la UDPM junto con la Intersindical ha logrado, sin violencia, sin insultos, sin perjuicios hacia nadie y sobre todo sin perjudicar a la escuela pública que en definitiva es la fuente laboral genuina del sector.

 

Expresamos nuestro reconocimiento a los colegas que han sostenido en alto las banderas de la sana convivencia y el respeto de los derechos de los demás, nos solidarizamos y acompañamos a quienes por pensar distinto y/o creer que un modo distinto de conseguir lo mismo es posible, han tenido que soportar todo tipo de improperios a su persona y esperamos que sea el Consejo General de Educación quien pueda encontrar la claridad necesaria para reivindicar a la gran mayoría de docentes que en estos 20 días han sostenido de pie la escuela pública y que demuestren las autoridades educativas que el trabajo invaluable sirvió para algo dado que en condiciones absolutamente violentas que han tenido que soportar los colegas por prestar su débito laboral con el compromiso y la conciencia del rol de educadores que poseen ya que desde lo administrativo, el órgano educativo no ha estado a la altura de las circunstancias y no ha podido garantizar el derecho a trabajar de quienes piensan distinto a un grupo de violentos, más aún en la historia del sindicalismo y menos de la educación misionera, se ha observado tanto interés o temor si se quiere, en que un sector que va por fuera de las instituciones y lesione todo tipo de derechos, hoy pueda estar festejando que las autoridades educativas le otorguen una entidad que no poseen, solo el tiempo permitirá ver con claridad y aparecerán los acuerdos político que inclusive han hecho con estos sectores los que hoy se encuentran al frente de la conducción política del Consejo, sin siquiera sonrojarse en lesionar seriamente la sana convivencia que hasta el momento existió.