LEVERBERG DEFIENDE LA POLÍTICA EDUCATIVA PERO ADVIERTE: “LA INFLACIÓN ATENTA CONTRA LOS TRABAJADORES”

La diputada oficialista e integrante de CTERA ratificó que, por la inflación, los gremios docentes rechazarán una paritaria nacional cerrada y un aumento del 25 por ciento. “Hay que tener la sensatez y la responsabilidad de saber que mejoró la escuela pública y falta mucho por hacer”, afirmó.

 

Por Pablo Riveros (periodista de Parlamentario.com)

 

Stella Maris Leverberg vive uno de sus veranos más calurosos. Luego de acordar la postergación del inicio de clases en tierra colorada por la “impresionante ola de calor”, la diputada nacional y secretaria general de la Unión de Docentes de la Provincia de Misiones (UDPM) reconoce que no viene fácil la negociación salarial con el Gobierno nacional por el “escenario económico complejo que atraviesa el país”.

 

Si bien señala que la Casa Rosada tiene la “voluntad” de llegar a un acuerdo, advierte que la Confederación de Trabajadores de la Educación de la 

República Argentina (Ctera) se mantiene firme en su rechazo a una paritaria anual cerrada -como quiere la presidenta Cristina Kirchner- y al aumento del 25 por ciento que planteó un grupo de gobernadores, porque “la inflación y la devaluación que atentan contra el poder adquisitivo de los trabajadores”.En diálogo con parlamentario.com, “Marilú” Leverberg también anticipó que los legisladores referenciados en el gobernador Maurice Closs podrían concretar este año su escisión del Frente para la Victoria para conformar un bloque aliado que represente al Frente Renovador de la Concordia Social que gobierna Misiones desde 2003.

 

No obstante defiende con fervor la gestión de Cristina Kirchner, sobre todo en lo que hace a la política educativa: “Hay que tener la sensatez y la responsabilidad de saber que mejoró la escuela pública argentina y falta mucho por hacer”, destacó y precisó que “hoy el sistema educativo tiene el marco teórico, la ley, el financiamiento, pero falta que esta evolución se note en el aula y en los egresados”.

 

- Faltan dos semanas para el inicio de clases y todavía no se resolvió la cuestión salarial. ¿Por qué llegamos a esta situación?

 

Por ahora continuamos con las reuniones pre-paritarias donde planteamos nuestros reclamos al Gobierno. Esperamos que pronto se oficialice la convocatoria a paritarias para que luego los resultados tengan fuerza de ley. El tema es que hay una posición del Ejecutivo nacional que habla de un aumento anual: se abre y se cierra. Pero nosotros queremos revisar los salarios cada tres o cuatro meses, según la evolución de la inflación.

 

- La presidenta ya acordó con la CGT de Caló que habrá paritarias anuales. ¿Por qué se oponen a esto?

 

Lo rechazamos por el escenario económico complejo que atraviesa el país, con la inflación y la devaluación que atentan contra el poder adquisitivo del salario de los trabajadores. Por eso planteamos que la discusión salarial pueda acompañar la recuperación de la economía. De todas maneras, si ahora consensuamos un aumento anual con el compromiso de abrir la discusión durante el año, entonces podemos llegar a un acuerdo.

 

- ¿Le parece justo el tope de 25 por ciento de aumento que planteó un grupo de gobernadores?

 

Si bien es cierto que se fija un salario a nivel nacional, también se compromete a las provincias. Recordemos que la Ley de Financiamiento Educativo establece un compromiso entre las partes: 60 por ciento las provincias y 40 el Estado nacional. Primero queremos que se respete lo que acordó el Consejo del Salario el año pasado y se complete el aumento del sueldo de enero, que fue de 3.416 pesos y debería haber sido de 3.600. Más allá de eso, planteamos llegar a un mínimo de 4.500 pesos; es decir, una diferencia que supere los mil pesos por cargo, pensando en el que menos gana. El aumento que planteamos es del orden de 28-30 por ciento, además de otros ejes.

 

- ¿Cómo cuáles?

 

Otros ejes son el nuevo valor del incentivo docente y la revisión del Programa Nacional de Compensación Salarial Docente (artículo 9 de la Ley 26.075), que actualmente se paga por 10 meses pero queremos que incluya a enero y febrero. Ctera también pide que se oficialice en todo el país la postergación del inicio de clases al 5 de marzo para tener un período mayor para discutir el piso salarial federal. En Misiones así lo establecimos por la impresionante ola de calor.

 

- ¿Creen que van a poder llegar a un acuerdo en los próximos días o pronostica una conflicto que postergue el inicio de clases?

 

Hay voluntad del Gobierno de estudiar estos números. Ellos ya conocen el posicionamiento de los gremios docentes… Nosotros estamos haciendo el mejor esfuerzo para que se garantice el derecho social a la educación. Pero dentro de este compromiso también están las demandas legítimas de los trabajadores en este proceso inflacionario que es real.

 

- ¿Coincide con que hay que adelantar las paritarias a enero o diciembre?

 

Ctera realizó un pedido formal a fines del año pasado para que las paritarias se realicen siempre el año anterior al comienzo del nuevo ciclo lectivo, como lo hace Salta. Todavía no hemos tenido una respuesta oficial por parte del Gobierno nacional.

 

- Me ha mencionado la cuestión de la inflación, algo que no es común en los legisladores del oficialismo. ¿Cómo evalúa las últimas medidas económicas?

 

El acuerdo de precios es señal de que hay un Gobierno ocupado en el tema, que está buscando alternativas que comprometan a todos los sectores para el beneficio de toda la sociedad. Hay una actitud firme en resguardar el interés de nuestro país: si continuamos con este compromiso y pagamos lo que corresponde, podemos acompañar la recuperación de la economía, la lucha contra la inflación y el resguardo del poder adquisitivo del salario. Además se están estudiando mecanismos que a mi criterio significan un compromiso del Estado.

 

Diagnóstico de la política educativa

 

- Docentes de Catamarca ya hicieron un paro y en muchas provincias hay un panorama similar. Imagino que se preparan para las críticas de los padres por el retraso del inicio de clases en varios distritos...

 

Estamos ante un tiempo nuevo de la escuela pública. No hay que ser necios: pasamos de menos del dos por ciento del PBI invertidos en educación al 6,5 por ciento; las organizaciones sindicales vivimos un momento histórico por las paritarias que antes no teníamos; tenemos un escenario donde podemos discutir cuestiones laborales, profesionales y pedagógicas; se ve en un Estado que pone en el tope de la agenda a la escuela pública. También hay un nuevo modelo educativo, un nuevo modelo de trabajo: por primera vez hay 13 años de obligatoriedad que dan un panorama de futuro cierto; tenemos el programa Conectar Igualdad que llegó igualdad a todos los chicos, tanto de zonas rurales como urbanas; hay formación docente gratuita durante tres años para enfrentar a una escuela que hoy en día es muy demandante; tenemos el nivel inicial obligatorio, centros de formación profesional, la recuperación de la escuela técnica y mucha escuela vinculada a la salida laboral. A todo esto, la Asignación Universal por Hijo recuperó el 30 por ciento de la matrícula educativa en todos los niveles. Hay que tener la sensatez y la responsabilidad de saber que mejoró la escuela pública argentina y falta mucho por hacer. Estamos en tiempos de cambio.

 

- ¿Cómo recibió el anuncio del programa Progresar?

 

Muy bien. Creemos que apunta a garantizar muchos derechos. Permite terminar con el analfabetismo y mejorar la calidad de vida de muchos jóvenes respecto del conocimiento pero también de la salud, por la obligación que hacer controles sanitarios. Con los exámenes vamos a detectar casos de violencia o drogadicción.

 

- ¿Qué cuestiones concretas espera para este año en materia de política educativa nacional?

 

Como mamá y sindicalista, aspiro al afianzamiento de la nueva currícula escolar en todo el modelo educativo. Está en revisión este proceso de establecer los contenidos básicos comunes, orientados y específicos. Se trata de ver cómo adaptar al aula estos nuevos contenidos, cómo nos adaptamos a este nuevo alumno muy demandante que viene con la computadora, que la escuela sea el lugar de encuentro entre padres, alumnos y docentes. Hoy el sistema educativo tiene el marco teórico, la ley, el financiamiento, pero falta que esta evolución se note en el aula y en los egresados.

 

- ¿Cómo están llevando la aplicación de la Ley de Educación Sexual en Misiones?

 

Somos defensores de esta ley y su aplicación está dando buenos resultados. Misiones tiene altos índices de embarazo adolescente, no lo escondemos. Necesitamos dejar atrás los prejuicios históricos y culturales que existen en torno a la educación sexual. Nuestra provincia se armó gracias a muchísimos inmigrantes y hay muchas religiones y culturas. Esto demanda una formación armoniosa y progresiva para un debate horizontal. Por eso en 2012 y 2013 trabajamos en la capacitación de docentes y padres a través de encuentros multitudinarios. Ahora, hay sectores que pueden criticar la bibliografía del Ministerio de Educación de la Nación. Pero no nos quedemos en cosas que no son las más importantes... Hoy con el acceso a las tecnologías los jóvenes son muy precoces en la información o desinformación. Por lo tanto creo que la escuela debe fortalecer los principios de respeto, cuidado y prevención.