BENEPLÁCITO POR DESCUBRIMIENTO GENÉTICO DEL CIENTÍFICO ARGENTINO ANDRÉS DE LA ROSSA

PROYECTO DE RESOLUCIÓN

LA HONORABLE CÁMARA DE DIPUTADOS DE LA NACIÓN

RESUELVE:

 

Expresar beneplácito por el reciente descubrimiento genético llevado adelante por el científico argentino Andrés De la Rossa en la Universidad de Ginebra, mediante el cual fuera galardonado por la Fundación Pfizer de Suiza.

 

FUNDAMENTOS

Sr. Presidente:

 

Recientemente, luego de años de investigación, el joven Andrés De la Rossa, científico oriundo de la provincia de Córdoba y actualmente radicado en Suiza, desarrolló una investigación en la cual demostró que introduciendo los genes adecuados es posible reprogramar las células que se encuentran dentro de un tejido diferenciado. Este  

descubrimiento es de gran trascendencia dentro de la comunidad científica y para toda la humanidad debido a que con esta nueva terapia, se podrían revertir procesos neurodegenerativos como el de Alzheimer, Parkinson o esclerosis múltiple.

 

Andrés De la Rossa tiene 32 años, se graduó en la Facultad de Ciencias Exactas, Químicas y Naturales de la Universidad Nacional de Misiones (UNaM), y actualmente no sólo terminó un doctorado en Ciencia, becado por la Universidad de Ginebra (Suiza), sino que recibió el Premio Pfizer a la mejor investigación del año en neurociencia debido al descubrimiento que he descripto anteriormente. La Fundación Pfizer, a través de estos premios y otras actividades, fomenta el desarrollo de nuevos enfoques, iniciativas y programas que permitan garantizar a la población el acceso y el disfrute de una vida larga, dinámica y saludable.

 

Además, la investigación de De la Rossa, ha sido publicada en la revista científica Nature Neuroscience, la más importante en el mundo sobre la disciplina, y que lo posiciona como un destacado joven científico argentino.

 

De la Rossa, nació y vivió en Unquillo, Córdoba, lugar donde sus padres, que son docentes, y sus tres hermanos siguen viviendo hoy. En el año 2000, se fue a la Universidad Nacional de Misiones (UNaM) porque quería estudiar Genética y, en ese momento, era la única institución que ofrecía la carrera.

 

En 2007, se recibió de licenciado en Genética, en la UNaM, y a mediados de ese año obtuvo una beca para realizar un máster en Biología Molecular en la Universidad de Ginebra. En 2009, empezó su Doctorado en Ciencia, en la misma universidad, y lo finalizó en julio del año pasado. Actualmente este joven científico analiza la posibilidad de volver a la Argentina y continuar sus investigaciones aquí.

 

Señor Presidente, el joven Andrés De la Rossa forma parte de una legión de investigadores argentinos que se han formado y graduado en la Universidad Publica Argentina; de esta forma ratificamos una vez más que la mejor inversión que puede hacer un Estado moderno es la educación de excelencia, pública y gratuita como lo venimos haciendo en esta última década.

 

El descubrimiento científico que he descripto y la actividad llevada adelante por este joven investigador, son una prueba más de que la educación pública en nuestro país sigue dando los mejores profesionales no solo en la rama de la genética sino también en otras de la ciencia. Invertir en educación continua siendo la mejor elección de este gobierno Nacional y Popular.

 

Por la importancia del descubrimiento que tantas horas de investigación y ensayo ha llevado, como así también por la trayectoria de este joven científico argentino que ha conducido este trabajo, es que solicito a mis pares su acompañamiento en expresar el correspondiente beneplácito por tan noble acción.