PEDIDO DE BENEPLÁCITO POR EL 78º ANIVERSARIO DE LA ESCUELA Nº 74 DE SAN IGNACIO PRESENTÓ LEVERBERG EN LA HCDN

PROYECTO DE RESOLUCIÓN

LA HONORABLE CÁMARA DE DIPUTADOS DE LA NACIÓN

RESUELVE:

 

Expresar  beneplácito por la celebración del 78° Aniversario de la Escuela N° 74 “Gendarmería Nacional”, de la localidad de San Ignacio, Provincia de Misiones, cuyos festejos se llevaran a cabo el día  09 de Agosto de  2013.

 

FUNDAMENTOS

Sr. Presidente:

 

La Escuela N° 74 “Gendarmería Nacional” ubicada en la localidad de San Ignacio, Provincia de Misiones,  conmemora  el próximo 09 de Agosto de 2013 setenta y ocho años de vida institucional y de entrega total a la valiosa labor de educar a generaciones de jóvenes. Hago aquí  referencia a una institución educativa  que ha sido el hogar para un gran número de niños, niñas y adolescentes que se han formado en ella a lo largo de estos setenta y ocho años de existencia.

 

San Ignacio, como otros tantos municipios misioneros, es un lugar cargado de historias y leyendas que supieron tejer nuestros guaraníes e 

 

inmigrantes. Los jesuitas llegaron a esta zona escapando de los ataques bandeirantes y mamelucos que los acechaban para atrapar indígenas y venderlos como esclavos. Antonio Ruiz de Montoya llegó junto con 12.000 aborígenes a las cercanías del arroyo Yabebirí, donde refundó Loreto y San Ignacio Miní, también conocida como San Ignacio de Ipaembucú. Este asentamiento duraría unos 150 años, hasta que la Compañía de Jesús es expulsada de las colonias españolas. Es así que el casco céntrico de esta ciudad posee la imponente presencia de las Ruinas de la Reducción  jesuítica de San Ignacio Miní, principal atractivo turístico de la zona.

 

Es en este marco geográfico donde la Escuela Nº 74, comenzó a funcionar en agosto de 1935 logrando convocar en poco tiempo a un núcleo importante de alumnos de las zonas aledañas en la que se había instalado. Es mi deseo central en este reconocimiento, a parte del homenaje por estos setenta y ocho años,  poder dar cuenta del denodado esfuerzo de los directivos, docentes y personal de la institución, para poder brindar una buena educación a estos niños y niñas. Los festejos por sus setenta y ocho años de existencia, pondrán en valor la trayectoria de esta institución que ha sido el sostén para generaciones de niños y niñas.

 

Desde el lugar que hoy me toca ocupar merced al mandato popular y como educadora, sigo sosteniendo firmemente el argumento de que la educación, pública, gratuita, e igualitaria es un baluarte que nos refleja un país grande, con un potencial de desarrollo enorme, con una capacidad de construir ciudadanía y de favorecer proyectos de vida.

 

Hoy, tras varias reformas educativas de mayor o menor envergadura, después de haber pasado por situaciones de crisis económica, social y política que pusieron en jaque una de las instituciones pilares de la sociedad argentina, como lo fue la escuela pública, es que quiero celebrar el legado de una institución que no ha dejado de mostrarnos que la educación es y debe ser el pilar sobre el que se sostiene un país que busca la inclusión social, de una nación que busca que sus jóvenes posean un nivel de formación que les permita, ya no solamente ser simples ciudadanos, o formar parte del entramado productivo, o ser profesionales, sino que todos tengan la posibilidad de poder proyectar su futuro, en la más sanas de las oportunidades que brinda la educación - reitero- pública, gratuita, igualitaria. La escuela nos recuerda que allí están todos los elementos y las herramientas, para vivir una vida como merece ser vivida.

 

Por eso es que hoy saludo y rindo homenaje a toda la comunidad educativa de la Escuela N° 74 “Gendarmería Nacional” de la histórica comuna de San Ignacio, a directivos actuales y autoridades anteriores, alumnos del presente y los que ya se han graduado, los docentes que han dejado su paso y los que hoy siguen día a día apostando por la juventud y por su destino, al personal de esta casa que tantos misioneros y misioneras recuerdan y recordarán con singular cariño.

 

Por los argumentos vertidos, por la importancia que reviste la institución educativa que he descripto en su comunidad y en la historia local, es que solicito a mis pares el acompañamiento en la presente iniciativa.