JUBILACIONES DOCENTES, UNA LUZ EN EL HORIZONTE...

En este largo andar de los jubilados docentes por las reivindicaciones salariales, por diferentes caminos pero con metas coincidentes, los del Departamento del Jubilado de la UDPM encuentran anuncios oficiales que permiten avizorar una luz  de esperanza.

 

Para el lector común hay noticias que pasan desapercibidas, pero para la vista entrenada de los viejos maestros no, sobre todo en buscar novedades que permitan entrever mejoría para su situación económica.

 

En reciente comunicado la Comisión Directiva de la UDPM hizo conocer el temario de la agenda sindical para el ciclo lectivo 2013. En ella se incluye el tratamiento de la movilidad jubilatoria y la salida gradual de los topes,

 

anuncia además la participación del Consejo General de Educación como nuevo actor en el estudio de la problemática del sector.  Esta incorporación adquiere particular importancia,  ese organismo del estado actúa  como agente de retención de los aportes de los agentes activos con destino al sistema previsional y de obra social. Esta decisión permitirá cerrar el círculo previo a las decisiones del más alto nivel.

 

 También hay que destacar la importancia, como factor principalísimo que conduzca al éxito de los planes existentes para la educación provincial el recambio generacional, sobre todo en los cuadros directivos y de supervisión. Si esos niveles no se renuevan, como aconsejan la teoría y la práctica, todo el proceso pierde dinámica con las consecuencias que vemos con frecuencia. Como condición indispensable debe existir en todos los niveles confiabilidad en el sistema previsional. Carencia muy acentuada y notoria en el presente.

 

Veamos un ejemplo de máxima, el Director del Consejo General de Educación en reiteradas oportunidades tuvo que ir personalmente a solucionar conflictos, como por  ejemplo la toma de escuelas. Para los buenos entendedores esta muestra nos releva de mayores comentarios. Salvo interrogarnos donde estuvieron las otras instancias previas. Una administración educacional que apunte a la eficiencia no debe convertir estas prácticas en costumbre, su aplicación  deberá reservarse solamente para casos excepcionales. 

 

Como se aprecia la jubilación nos un problema exclusivo de la clase pasiva, el cumplimiento o no de lo que la ley manda, sus consecuencias afectan al pasado, presente y futuro del sistema educativo. Esto debe ser motivo de reflexión no solamente de los docentes que están en actividad sino también de las autoridades, en sus distintos estamentos, quienes deberían actuar de consuno para arribar a la solución que lleva dos décadas de angustiosa espera.

Se desprende del comunicado del gremio docente, punto 16 de la presentación, que el análisis temático  será responsabilidad de los integrantes de una comisión compuesta por representantes del  Instituto  de Previsión Social, Consejo General de Educación y de la UDPM.

 

Reparar errores, adecuar el presente y sobre todo planificar el futuro del sistema previsional docente es la ardua responsabilidad que espera.

 

La tarea más compleja, no por las alternativas administrativas que surjan, será convencer a los más altos niveles del estado administrador, con argumentos firmes en mano, de la urgente necesidad política de sostener con hechos lo que indica la doctrina que inspira la acción gubernamental.

Es de justicia recordar que en el año 2006 siendo Gobernador el Ing. Carlos E. Rovira se actualizaron las jubilaciones, se programó el pago de la deuda y se dejó de descontar el denostado 13 %. Como nos gustaría que se siga ese ejemplo.

 

La diferencia actual con todo lo que hemos vivido es la oficialización de tratamiento del tema en la agenda de la mayor fuerza sindical docente de Misiones.

 

Mientras brille esa luz en el horizonte, habrá esperanza.      

 

 

Rubén Orlando Ratier

Departamento del Jubilado

UDPM