LEVERBERG PRESENTA PROYECTO DE DECLARACIÓN A LA HCDN PARA FORTALECER LA INDUSTRIA DE LA MADERA

INICIATIVA:

DECLARAR

 

Que vería con agrado que el Poder Ejecutivo Nacional, a través del organismo que corresponda, contemple e incluya en el Programa de Crédito Argentino del Bicentenario para la Vivienda Única Familiar (Pro.Cre.Ar en sus siglas) la construcción de viviendas de madera.

 

FUNDAMENTOS

Sr. Presidente:

 

En el mes de julio de 2012, el Gobierno Nacional presentó una iniciativa central en el avance hacia una sociedad más equitativa. Hablo del Programa de Crédito Argentino del Bicentenario para la Vivienda Única Familiar (o Pro. Cre. Ar.) que contempla el financiamiento para aquellos ciudadanos o grupos familiares que deseen construir o adquirir una vivienda, y cuyo objetivo principal es  operar sobre el déficit habitacional y 

a asegurar el crecimiento económico ante las dificultades que genera el desenvolvimiento de la actual fase de la crisis económica internacional, que aqueja principalmente a las economías europeas y a los Estados Unidos, y que tiene su correlato en los niveles de crecimiento de los países emergentes, entre los cuales se encuentran la Argentina y sus principales socios comerciales (Brasil y el Mercosur, China, entre otros países).

 

El Programa viene, además, a profundizar el camino que desde 2003 viene desarrollándose en términos de brindar un hábitat digno a quienes se ven afectados por la problemática habitacional: al día de hoy se han alcanzado, entre viviendas completas o terminaciones, más de 900 mil soluciones habitacionales. La construcción de viviendas ha sido uno de los puntales de la recuperación económica y aún se mantiene como un importante motor de crecimiento para las economías provinciales, pero sobre todo ha implicado la mejora objetiva de las condiciones de vida de amplios sectores de la población.

 

En tal sentido, vale considerar  ejemplos en el interior de nuestro país: la Provincia de Misiones ha impulsado desde el primer gobierno del Ing. Carlos Rovira, y por el actual gobernador, Dr. Maurice Fabián Closs, la obra pública como motor del desarrollo económico.  En particular, la construcción de viviendas y la configuración de distintos tipos de soluciones habitacionales ha adquirido un ritmo incesante que ha implicado que porciones importantes de los sectores populares y sectores medios dificultados de acceder a una vivienda digna – y menos a una propia-  hayan visto concretado tan ansiado anhelo.

 

El Instituto Provincial de Desarrollo Habitacional (Iprodha) se erige como un ejemplo de respuesta frente a la demanda de vivienda y frente al complejo déficit habitacional: en 2003 el déficit en Misiones era de alrededor de 140 mil viviendas, en 2012 se redujo a 90 mil. Este número, aunque aún es importante, da cuenta del continuo crecimiento de la construcción de viviendas por parte del Estado misionero, pero también refleja la envergadura de una política consecuente llevada adelante por el gobierno del Frente Renovador de la Concordia Social. Para este año, la institución encargada de la política habitacional tiene proyectada la construcción de unas 4.000 viviendas más. A esto se suman los planes de mejora de la calidad de las viviendas rurales y los planes de cerramiento, entre otras vías de mejoras concretas.

 

Retomando el principio, cabe destacar que el Gobierno Nacional ha anunciado una medida de fuerte impacto sobre la realidad de millones de personas y sobre el mercado habitacional, claramente estructurado alrededor de la especulación financiera (del mercado inmobiliario y de grandes empresas constructoras) y atado a la rentabilidad extraordinaria de sectores económicos que se han visto muy favorecidos por la dinámica económica actual. Es en este contexto, entonces, es que el Poder Ejecutivo a cargo de la Presidenta de la Nación, Dra. Cristina Fernández, anuncia el Programa Pro. Cre. Ar. que, en grandes líneas, otorga financiamiento para la compra o construcción de viviendas – con o sin terreno-  a particulares entre 18 y 65 años, sin tope de ingresos. La cuota tiene un peso diverso en función de una escala de ingresos, haciendo accesible el pago y extendiendo una herramienta financiera natural a los sectores tradicionalmente excluidos del mercado inmobiliario.

 

Así,  se pretende otorgar 100.000 créditos para viviendas entre los años 2012 y 2013, hasta otorgarlos a un mínimo de 400.000 potenciales beneficiarios en el mediano plazo.  El monto máximo de cada crédito es de 350 mil y el plazo del mismo es de entre 20 y 30 años y pesos, a tasas bajas[1].

 

Otro punto interesante del Programa es la incorporación de numerosos terrenos fiscales, distribuidos por todo el territorio nacional y bajo jurisdicción de varios organismos federales, y que pasarán a reconvertirse en suelo apto para los proyectos de construcción de viviendas. Este aprovechamiento racional de los terrenos fiscales redundará positivamente en la ampliación de la oferta de suelo urbano con infraestructura, que es uno de los elementos más importantes que explican el déficit habitacional.

 

El decreto 902/12[2], señala el marco normativo que constituye el Programa. El Pro. Cre. Ar. se sustenta en la constitución de un fideicomiso conformado por el Estado Nacional y el Banco Hipotecario Nacional que es el que brinda efectivamente los créditos hipotecarios y que es administrador de los bienes que se transfieren con el objeto de democratizar el acceso a la vivienda de los sectores sociales históricamente dificultados de hacerlo. Un Comité Ejecutivo del Fideicomiso es el encargado de fijar las condiciones en que se desplegará este programa y estará conformado por la Secretaría de Política Económica del Ministerio de Economía de la Nación, la Dirección Ejecutiva de la ANSES, la Secretaría de de Obras Públicas dependiente del Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios de la Nación y por la Dirección Ejecutiva del Organismo Nacional de Administración de Bienes del Estado[3].

 

En estos términos, el Programa se propone garantizar la dinámica económica y sostener el mercado interno, operando además sobre una industria sumamente sensible a los cambios del ciclo económico: la construcción, que además es una de los sectores clave en la generación de puestos de trabajo.

 

Más allá de la envergadura del Programa que consideramos central y que está rindiendo sus frutos (próximamente se llevará a cabo el segundo sorteo de adjudicación de créditos), el presente proyecto de declaración asume el intento de analizar o invitar a la revisión de los tipos de vivienda que son sugeridos o que son promocionados a los adjudicatarios o potenciales receptores de los créditos hipotecarios. Específicamente, se le solicita que incorpore en el diseño del Programa prototipos de vivienda íntegra o parcialmente construidas con madera  y no solamente con materiales tradicionales. Se intenta así brindar alternativas a la construcción con los materiales de construcción típicos y la posibilidad de profundizar los impactos del Pro.Cre.Ar[4]

 

En ese sentido, se busca retomar una reivindicación histórica de la Provincia de Misiones sobre lo que representa el sector productivo más importante de nuestra economía[5] y el núcleo industrial más potente, del  cual dependen un número enorme de de trabajadores y el que reporta el principal puesto en términos de exportaciones y de generación de divisas, y que es, además, un sector sumamente sensible a los cambios de la demanda externa: sus dos mercados principales, Estados Unidos y Europa, se han visto en los últimos años sumamente deprimidos, primero por la crisis de las hipotecas “basura” y, luego, la propia caída en el nivel de actividad en el mercado interno durante 2008-2009 ha tenido efectos muy negativos y al sector aún le resta alcanzar una recuperación plena.

 

 La Cámara de Representantes de la Provincia de Misiones, presidida por el Ing. Carlos Eduardo Rovira, se ha manifestado institucionalmente a favor de una verdadera inclusión de la madera como material de construcción en los planes nacionales en general y en el Pro.Cre.Ar, en particular.  

 

Los Diputados Nacionales por Misiones del Frente Renovador de la Concordia Social e integrantes del Bloque del Frente para la Victoria, consideramos  esta medida trascendental no sólo para la Provincia de Misiones (que es la más importante productora foresto- maderera) sino para las economías de las provincias del Noreste Argentino y del Litoral, como también las patagónicas o la provincia de Buenos Aires que cuenta con importantes núcleos de industrialización de la producción forestal. Hemos propuesto en distintas instancias y mediante distintas proyectos incluir a la madera en la obra pública como elemento central en la construcción.

 

En nuestro país, la madera no es reconocida como un elemento básico para la vivienda. La utilización del cemento como principal material para la construcción coloca a la madera como un material no tradicional. Esto explica su poco difundida utilización en relación al potencial evidenciado en países de similares condiciones climáticas o topográficas. Y, a pesar de los esfuerzos de organismos públicos como la Subsecretaría de Vivienda y Urbanismo de la Nación y de diversos institutos de vivienda provinciales - los cuales han comenzado a vislumbrar su incorporación sin terminar de saldar su histórica mínima incorporación –, de representar un potencial proceso de  sustitución de importaciones de materiales metálicos tradicionales y un uso más sustentable y más amigable del medio ambiente, la madera convive con su escaso prestigio.

Enfatizamos, entonces, la necesidad de incluir materiales que involucran a la producción de varias provincias y apelamos a que el Poder Ejecutivo considere esta propuesta en el marco de una de los Programas que dejará, sin lugar a dudas, una huella entre las grandes transformaciones que el Gobierno actual se ha dedicado a promover en esta Argentina de hoy, una nación recuperada, que hace frente con dignidad a los embates de la crisis internacional y que busca el sendero de su propio desarrollo con trabajo e inclusión social.

 

Por todas estas razones, es que solicitamos a los señores Diputados y Diputadas el acompañamiento en el presente proyecto de Declaración.

 

 

STELLA MARIS LEVERBERG

Diputada de la Nación

 

[1]  Para mayor conocimiento de los señores Diputados, el sitio web oficial del programa es : http://www.anses.gob.ar/viviendas/

[2]  http://www.boletinoficial.gov.ar/Avisos/VerPDF.castle?f=20120613&s=01&pd=1&ph=3

[3]  El Decreto 1382/2012 publicado el día 13 de Agosto de 2012, crea la Agencia de Administración de Bienes del Estado, como organismo descentralizado  en el ámbito de la Jefatura de Gabinete de Ministros y disuelve  el Organismo Nacional de Administración de Bienes (Onabe) que dependía del Ministerio de Planificación Federal de la Nación.

[4]  Los diferentes modelos que se proponen a los interesados en el crédito, pueden observarse en la siguiente página web: http://www.hipotecario.com.ar/default.asp?id=33 .

[5]  En la provincia de Misiones, el sector foresto- industrial es de significativa importancia: representa más del 50 % de sus exportaciones. Este sector, además, ha conformado un sofisticado sistema de producción, que cuenta con un gran contingente de trabajadores - dentro del cual hay una alta proporción de obreros de alta calificación, vitales para el desarrollo de esta rama de la producción industrial- y, alrededor suyo se ha establecido un sistema de fletes por camiones que ha alcanzado un óptimo funcionamiento.