DECLARAN DE INTERÉS LA CONMEMORACIÓN DE LOS 400 AÑOS DE LAS REDUCCIONES JESUÍTICAS DE SAN IGNACIO MINÍ

LA HONORABLE CÁMARA DE DIPUTADOS DE LA NACIÓN

RESUELVE

 

Declarar de interés la conmemoración de los 400 años de las Reducciones Jesuíticas de San Ignacio Mini, ubicadas en la localidad de San Ignacio; Provincia de Misiones y que se realizara el próximo 30 de Julio de 2012.

 

FUNDAMENTOS

Sr. Presidente:


El próximo 30 de Julio del año en curso se cumplirán 400 años de la fundación de la Reducción Jesuítica de San Ignacio Mini. Las Ruinas de esta Misión Jesuítica se encuentran  en la actual localidad de San Ignacio, en la provincia argentina de Misiones, distantes unos 60 km de la capital provincial, Posadas. Esta Reducción fue fundada  oficialmente el 31 de

julio de 1612, por los sacerdotes italianos y jesuitas José Cataldino y Simón Masseta, quienes tuvieron como principal objetivo la evangelización de los naturales guaraníes que habitaban la región. Ambos sacerdotes fallecieron en los años 1653 y 1658 respectivamente, y fueron sepultados en la misma iglesia de la reducción de San Ignacio Mini.

 

A modo de breve reseña histórica, podemos decir que, hacia mediados del siglo XVIII la misión contaba con más de tres mil habitantes, y una rica e intensa actividad artesanal y cultural; su ubicación sobre el río Paraná favorecía el comercio con otros asentamientos de la zona. Sin embargo, en 1768, tras la expulsión de los jesuitas, fue abandonada por completo. Al igual que el resto de reducciones San Ignacio Mini fue destruida por los paraguayos  en 1817.

 

Las ruinas del conjunto han quedado insertas en el trazado del actual pueblo de San Ignacio. Fuera del perímetro cercado se encuentran partes del núcleo urbano y, más allá, vestigios de distintas obras complementarias, como canalizaciones y tajamares. La planta urbana de la misión (tipología que se repetía en todas las demás), se organizaba alrededor de la plaza y estaba presidida por el conjunto que integraban el cabildo y el templo mayor, con baptisterio y sacristía, a uno de cuyos costados se ubicaban la casa de los padres, la escuela, el refectorio, el patio de los talleres y depósitos; y al otro, el cementerio, la huerta y el coty-guazu. Las tiras de vivienda de los aborígenes, con sus dobles galerías, completaban los límites de la plaza. La entrada principal, desde el norte, era una calle central cuya perspectiva, focalizada en la portada del templo, manifiesta la concepción barroca con que se estructuraba el espacio urbano en las misiones. El templo mayor, de tres naves, fue construido con piedras de asperón rojo de la zona, que originalmente estaban asentadas con perfecto ajuste, sin argamasa; la cubierta era de tejas, a dos aguas, sostenida por estructura de madera. Elaborados diseños en piedra labrada destacaban los sectores principales del templo, como el portal de entrada, el de la sacristía, y el que conectaba el templo con la escuela. En las figuras de ángeles, palomas y motivos de la flora local se aprecia la impronta guaraní. Muy interesante es el diseño de otros elementos arquitectónicos, como los pisos y balaustres.

 

Las Ruinas Jesuíticas de la Misión de San Ignacio Miní, junto con las de Nuestra Señora de Loreto, Santa Ana y Santa María la Mayor (actualmente en Argentina) y São Miguel (Brasil) fueron declaradas Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco en 1984.

 

Con motivo de cumplirse los cuatro siglos de existencia de San Ignacio Mini, el gobierno municipal de la localidad de San Ignacio en conjunto con el gobierno de la provincia de Misiones han programado una seria de festejos durante todo el mes de julio, siendo la actividad principal prevista como cierre  para el día 30 en las Ruinas del Complejo Jesuítico.

 

Sr. Presidente, la Reducción de San Ignacio Mini constituye parte del legado histórico cultural de la Humanidad y revisten una importancia turística no solo para la provincia de Misiones y el país, sino para todo el mundo; así lo atestiguan visitantes de distintos países que se dan cita todo el año.

 

Por los argumentos esgrimidos y por la importancia y trascendencia de esta conmemoración es que solicito a mis pares el acompañamiento en el presente proyecto de resolución.